¿Colombia tendría que importar gas en 2018, pese a sus reservas?

350

Las reservas de gas del país alcanzarían para seis años en promedio, de acuerdo con cifras oficiales. Sin embargo, las mismas cifras señalan que, si no se encuentra un nuevo pozo, el país tendría que iniciar la importación de gas para cubrir la demanda nacional desde finales del 2018. Aunque el país tiene una buena demanda para este bien y es muy posible que tenga muchos pozos para explotar, la exploración disminuye cada vez más.

Los dos campos más grandes, Guajira y Cuisiana y Copiagua, tienen cada vez menos reservas y los mismos productores de gas confiesan que nadie quiere invertir en este mercado aunque reconocen su potencial.

¿De qué dependen las nuevas reservas y por qué no hay? Dependen de la regulación del transporte, aseguran los productores. Aunque la Comisión Reguladora de Energía y Gas (Creg) tiene una lista de siete empresas transportadoras de gas, esta etapa de la producción es considerada un monopolio y los productores se quejan pues este “impone las condiciones y aunque hay buen precio y demanda, no hay cómo transportar el gas y por eso nadie invierte”.

Aunque el Gobierno estableció una regulación a las tarifas de transporte de gas por miles de pies cúbicos, el monopolio sobre el transporte de este combustible “aplica la tarifa establecida por ley pero además cobra primas de transporte y ‘peajes’ o ‘primas’ por tramos. Además, está aliado con comercializadores que obligan a los productores a pagar aún más”.

Mientras en Colombia la tarifa de transporte de gas está entre los US$1,17 y US$1,73 por kpm (mil pies cúbicos) sin añadir las primas por tramo más las estampillas, que representan más del 50% adicional para cada tarifa, en Canadá el precio promedio es de US$0,74 y en Estados Unidos es de US$0,48.

Otro problema del sector son los tubos que transportar el gas en Colombia. Varios tienen cerca de 20 años por lo que se cobra un valor más alto por su utilización y, aunque se cobra a los productores por su mantenimiento, no se renuevan.

Un informe de la Unidad de Planeación de Minería y Energía revela que las reservas probadas en el país, al cierre de 2013, estaban ubicadas principalmente en los Llanos Orientales con el 50% de las mismas, mientras que el 31% se encontraba en la Guajira y el restante 19% de las reservas probadas se ubicaba en los valles inferior, superior y medio del Magdalena y el Catatumbo.

Al cierre del 2013, el mismo informe reportaba el 58% de las reservas probables en el valle inferior del Magdalena, el 18% en el valle medio del mismo y el 15% en los Llanos Orientales.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente