Los equipos negociadores del Gobierno de Colombia y las FARC anunciaron este sábado un nuevo acuerdo de paz, tras nueve días de intensas reuniones en La Habana, en las que discutieron las propuestas de los defensores del “No” en el plebiscito del 2 de octubre.

“Hemos alcanzado un nuevo Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado, que integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad y que revisamos uno a uno”, reza el comunicado conjunto leído por diplomáticos de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega.

El nuevo documento fue firmado por los jefes negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, y la guerrilla, Iván Márquez (alias de Luciano Arango), quienes han encabezado nueve días de intensas reuniones en la capital cubana para alcanzar un nuevo consenso con el fin de “alcanzar una paz estable y duradera”.

Humberto de la Calle dijo que “no hay más tiempo que perder”, por lo que se ha buscado un texto “incluyente y respetuoso” y reconoció que “este nuevo acuerdo es mucho mejor que el anterior”.

El representante del Gobierno de Colombia indicó que “las FARC presentarán un inventario de bienes y activos para reparar a las víctimas”. Además, “se eliminó la idea de vincular el acuerdo a la Constitución política” de Colombia.

También tomó la palabra el representante de las FARC, quien manifestó que “han sido semanas de arduo trabajo, de ejercicio humilde de escuchar y de interlocución”, pero “la paz sigue su marcha irrefrenable”.

Después de diversos encuentros con los portavoces del “No” en Bogotá para conocer sus propuestas, el equipo liderado por De la Calle, regresó a La Habana la semana pasada para lograr con la delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) un nuevo acuerdo de paz que satisfaga a los grupos que rechazaron el acuerdo inicial.

Márquez escribió este sábado en su cuenta de Twitter que “el nuevo acuerdo de paz es la victoria de Colombia”.

Ambas partes invitaron “a toda Colombia y a la comunidad internacional (…) a acompañar y respaldar este nuevo acuerdo, y su pronta implementación para dejar en el pasado la tragedia de la guerra”.

El nuevo entendimiento incorpora modificaciones a partir de las propuestas que formularon los sectores que encabezaron el voto en contra en el plebiscito del 2 de octubre, las cuales, según el comunicado conjunto, podrán ser consultadas por los colombianos “al finalizar el día” en el sitio web www.mesadeconversaciones.com.co.

El presidente Juan Manuel Santos se reunió con su predecesor y actual senador Álvaro Uribe horas antes en Rionegro, Antioquia. Al término del encuentro, éste último manifestó: “He pedido al presidente que los textos no tengan alcance definitivo y que sean puestos a conocimiento de los voceros del ‘No’, quienes los analizarán en breve tiempo”.

Asimismo, el ex presidente Uribe dijo que insistió “en la necesidad de un Acuerdo Nacional de paz que incluya a las instituciones de justicia”.

Santos indicó en su cuenta en Twitter que dará un mensaje a la nación a las 8:00 p.m. (hora de Perú) “para hablar de la gran noticia de hoy”.

El ex presidente Uribe (2002 – 2010) es el principal abanderado de quienes vencieron en el plebiscito de octubre al votar en contra de la implementación de un acuerdo inicial conseguido entre el gobierno y las FARC tras cuatro años de negociaciones para ponerle fin a medio siglo de conflicto.

Otros líderes que se opusieron al acuerdo inicial como el ex presidente Andrés Pastrana y la ex ministra Marta Lucía Ramírez dijeron haber recibido en la jornada llamadas telefónicas de parte del presidente Santos informándoles de “avances” sobre la renegociación y se mostraron a la espera de los nuevos textos discutidos para leerlos.

Los reparos de Uribe y de otros sectores que respaldaron el “No” son decenas y varios de ellos difíciles de renegociar. Van desde aquellos relacionados con asuntos agrarios, pasando por justicia transicional hasta temas de participación política. Las partes, sin embargo, los han discutido sin descanso en la última semana.

Santos, que el 10 de diciembre recibirá el Nobel de la paz, no previó una derrota en el plebiscito. Ahora busca por todos los medios consolidar un nuevo acuerdo antes de fines de noviembre para luego blindarlo jurídicamente, ya sea enviándolo al Congreso o convocando a una nueva consulta popular.

Colombia vive un conflicto armado que ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares y agentes de la fuerza pública, dejando unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente