Nacho Vigalondo es un nombre exótico en tierras estadounidenses, pero este hombre de origen ibérico de 40 años, de bastante recorrido en España y otros países, ya estuvo nominado a un premio Óscar por el cortometraje A las 7:35 de la mañana.

Ahora, estrenará Colossal el 18 de mayo, una película protagonizada por Anne Hathaway quien interpreta a un personaje que rompe con todas las expectativas de una comedia romántica y, permite que la fama de creador de historias extrañas, permanezca en la filmografía de su director.

Vigalondo es un obsesivo de las películas de monstruos, su favorito es Godzilla. Por eso en Colossal escribió a una criatura de épicas proporciones destruyendo Seúl. Pero lo que diferencia a esta historia de las demás es que ese engendro es controlado por Gloria, interpretada por Hathaway, desde una pequeña ciudad estadounidense. Un guion que los críticos han calificado como valiente, audaz y corajudo; también, es uno de los mejores papeles de la actriz estadounidense que al unirse con Vigalondo, pisa fuerte en las películas de bajo presupuesto y alternativas en Hollywood.

Vigalondo ha logrado esconder pequeños grandes dramas en medio de historias espectaculares y Colossal no es la excepción. Gloria (Hathaway) debe irse a su pueblo natal para recuperarse de la vida fiestera y alcohólica que vivía en Nueva York luego de que su prometido la expulsa de su apartamento. Allí se encuentra con su amigo de infancia Oscar (Jason Sudeikis) quien tiene una pandilla de amigos inútiles. La relación con los hombres en la vida de Gloria, la masculinidad tóxica y las decisiones de todos tienen un efecto mariposa monstruoso, que lleva la línea argumental de este film a lugares insospechados.

Las relaciones afectivas, la seducción y la conquista, los roles de los hombres y las mujeres, la forma cómo consumimos redes sociales, son temas que le preocupan a Vigalondo desde sus primeros trabajos. Cuestiones vitales que siempre esconde en medio de otra historia más grande, el sello que le mereció la nominación al Óscar a sus 27 años por su cortometraje en blanco y negro A las 7:35 de la mañana (2005), un cortejo sorpresa que termina en un musical con explosiones.

Es una comedia romántica atípica, un alegato contra el maltrato y la demostración de que todos tenemos traumas de nuestra infancia.
-El Periódico (España)-

Vigalondo ha mencionado en diversas entrevistas que siente una gran influencia por los éxitos taquilleros, gracias a ellos y a situaciones de su vida cotidiana, escribe y dirige historias que le atormentan, de lo que se es y de lo que no se quiere llegar a ser. Por eso, en medio de una noche de lo que se cree es sexo casual aparece una invasión alienígena que no permite que nadie se escabulla (Extraterrestre, 2011), un viajero en el tiempo busca salvar a su esposa de versiones monstruosas de sí mismo (Los Cronocrímenes, 2007), o la trama de su primer largometraje con actores de Hollywood –Open Window (2014) protagonizado por Elijah Wood y Sasha Grey- el cual relata la trampa en la que cae un fanático al aceptar espiar a su actriz favorita por internet, poniendo su vida y la de ella en peligro.

Nacho Vigalondo

Sus películas, incluida Colossal, han sido bienvenidas en los festivales cinematográficos más prestigiosos del mundo, han tenido críticas que alaban su visión y el público poco a poco va incluyendo el nombre de Vigalondo dentro de la lista de directores arriesgados favoritos, pues él está convencido que el tiempo pone a los films en su sitio sin importar su comportamiento en taquilla. Incluso, Jason Reitman (director de Juno), se refirió alguna vez a Vigalondo como el Woody Allen de las películas de aliens, tras haber visto su película Extraterrestre (2011), un film incluido en el listado de las 100 mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos publicado por la Revista GQ.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente