A metrajes diminutos, vastas recursividades. Una fórmula de proporcionalidad inversa que nunca falla. Cuando los metros del piso están en recesión es hora de ponerse creativos y, tomar ventaja de la ocasión para así también depurar, priorizar y desechar; una suerte de feng shui personal, del espacio y del equipaje de vida. Éste ejercicio ofrecerá no sólo la armonía entre los elementos y el habitante del espacio, también será como una especie de mantra que dará la bienvenida a influencias positivas. Cuanto más pequeño sea el lugar, más lejos irán tus cambios.

Factores de presupuesto, también de ubicación e incluso, de conciencia eco-ambiental, hacen que nos desplacemos en las ciudades y encontremos pisos pequeños, a veces, incluso, diminutos o los también conocidos como mono-espacios, muy populares –aunque no exclusivos – entre los solteros, estudiantes y también para las nuevas vidas en pareja y, bueno, si ya te has devanado los sesos sopesando los pros y los contra del espacio que vas a habitar y ya has asumido que sí, que en esos menos de treinta metros cuadrados se desarrollará tu vida, entonces es hora de ponerse manos a la obra.

Vamos a por los tips básicos que son a los pequeños espacios, lo que las tapas a una noche de copas. No hace falta ser un campeón mundial en tetris para hacer que tus estancias se multipliquen ópticamente, sin embargo sí se requiere compromiso y consistencia a la hora de seleccionar los elementos que se incluirán, algo de técnica con la selección de colores y una tenacidad de acero ante la testarudez de adquirir de más o almacenar por siempre ¿Parece complicado? Sigue leyendo que en myloview.es develamos cómo hacerlo.

Muebles.

Optar por muebles que no sean voluminosos es apenas obvio; escoger elementos plegables es lo ideal, y no comprar nada que no otorgue funcionalidad al espacio es indispensable. Tomar medidas de tu área disponible, llevarlas contigo junto con tu cinta métrica, son secretos que resultan útiles a hora de comprar. Las grandes superficies de los almacenes hacen que los muebles se vean más pequeños y pierdas dimensión, en cambio, los números no te engañarán.

A la hora de escoger la tonalidad de los muebles inclinarse por los colores claros es mucho más que efectivo, no es un secreto que los tonos vibrantes u oscuros harán que tu espacio se reduzca, así que cuanta más luz y brillo puedas ofrecerle a tus estancias, mayor sensación de amplitud le darás.

Seguramente el mueble más voluminoso que se encontrará en un mono-estudio será la cama, vestirla de colores claros ayudará a crear una impresión de amplitud y también otorgará un efecto de unidad y coherencia entre los demás elementos.
Los muebles transparentes son también muy apropiados para metros reducidos -además de muy monos y modernos-. No obstaculizan la vista general, así que ofrecen panóptica y dejan que la mierda fluya libremente por todo el espacio sin dejar de ser funcionales.

Colores.

Preservar las tonalidades claras no se traduce necesariamente en paredes de consultorio médico, blancas y aburridas. Hay formas de hacer entrar en escena otros elementos que ayudarán a consolidar tu diseño como la textura y la dimensión.

Sí, los colores claros aumentarán la luz natural y artificial, además serán coherentes con la elección de mobiliario, sin embargo el secreto es considerar las paredes como canvas en blanco, esto ayudará a expandir la imaginación: introducir tramas que sólo con instalaciones y materiales específicos podrías alcanzar; dar sensación de profundidad a los espacios con geometría y al mismo tiempo mantener la originalidad sin sacrificar la línea de color. Esto es lo que se logra al incorporar Fotomurales con diseños profesionales de alta calidad.

La realidad es lo que los sentidos leen de ella y la vista es el sentido en el que más relegamos nuestra percepción por eso no se debe subestimar el poder de lo visual y atractivo a los ojos. La sencillez de instalación, durabilidad, belleza y singularidad que ofrecen los Fotomurales son los preferidos a la hora de revestir las paredes de los departamentos; ellos ofrecen sensaciones ópticas que involucran las texturas sublevando los colores, incluso aquellos muy tradicionales; a su vez, los diseños geométricos o 3D, multiplican ópticamente los metros con que cuenta la habitación dándole una vasta dimensión.

Espejos.

Cuanto más grandes serán mejores. Este elemento, que no se debe descartar, maximiza el espacio, multiplica la luz y no ocupan nada de superficie. Son decorativos, funcionales y culmina su tarea de aumentar ópticamente el espacio sin contratiempos.

Tamaños y formas quedan a la discreción del residente, pero la ubicación sí tiene un atisbo de técnica, ya que lo más conveniente será justo frente a la mayor entrada de luz natural con que cuente el recinto para así multiplicar el baño de luz natural que éste tendrá. Tener un espejo de cuerpo entero será de mucho provecho para el espacio aunque también es práctico y funcional para el residente y sus posibles visitantes.

Minimales.

Si tu espacio es reducido probablemente quieras mantenerte alejado de los estilos como el bohemio que no es muy halagador para metros exiguos. Aunque la extravagancia es muy audaz, con los pisos pequeños, es casi seguro que sólo lograrás un look de tugurio. El minimalismo será halagador para los pisos pequeños así que:

  • Las alfombras deben conservar simetría y proporción con el espacio que vestirán; una muy grande sobrecogerá el área y la hará ver descuidada y aún más pequeña.
  • Las sillas, taburetes, sofás o mesas reducirán la superficie disponible; conserva un número reducido de asientos para tus invitados y prefiere todos aquellos que no toquen el sueño directamente. Si tiene patas será bienvenido.
  • Vestir las ventanas tiene un truco: Ubicar las cortinas o persianas cerca del techo, incluso si la ventana no es tan grande, pero no deben nunca tocar el suelo; esto dará la apariencia de una ventana más grande y ayudará con la sensación de amplitud.
  • Lámparas de mesa y de techo ayudan a depurar el espacio y ahorrar metros en la superficie. No agobies el área con una lámpara de grandes dimensiones.
  • Los decorativos serán tu toque de singularidad, prefiere elementos audaces, atrevidos y únicos sin olvidarte de mantener las dimensiones de tu espacio y la discreción en cuanto al volumen y el color.

Verticales.

Una de las ventajas de vivir en un espacio pequeño es que nos mantiene al día con los necesarios; crea un hábito de depuración constante y aumenta la conciencia de las compras por impulso o las ofertas inútiles. Vender, hacer trueque o donar lo que no es útil o funcional: más que depurar es refinar.

Sabemos que los metros cuadrados están escasos, así que usar los metros disponibles de las superficies verticales será inevitable si lo que queremos es evitar que varios elementos queden divagando en el espacio. Todo lo que poseas debe tener un lugar, joyas, libros, revistas, zapatos; mueblar las paredes con repisas y estantes te ayudarán a extender la capacidad de almacenaje que tu piso.

Ordenados.

El secreto que no cuesta dinero lo dejamos para lo último, aunque no por eso es menos importante. Todo lo que esté fuera de lugar creará ruido en el diseño, especialmente en espacios reducidos. Olvídate de los colores, las formas, y texturas que hayas involucrado, si hay desorden el espacio perderá coherencia y simetría así que, el mejor secreto para ampliar tu piso es que a la vista siempre se mantenga cada cosa en su lugar.