Cómo David Schwimmer acabó detestando ‘Friends’

305

Ross Geller está a punto de cumplir 50 años y no añora en nada sus tiempos de treintañero. Ross, obviamente, es el actor David Schwimmer, que en una entrevista a The Hollywood Reporter se ha sincerado sobre sus sentimientos sobre la serie que le lanzó a la fama y casi le devora, Friends (1994-2004).

Junto a sus compañeros de reparto, Schwimmer se conviritió en famoso y millonario de la noche a la mañana, con solo 27 años. La fama “era bastante discordante y estropeó mis relaciones con otras personas durante años hasta que logré ajustarme y sentirme cómodo con ello”, dice en la entrevista el intérprete y director, que este año es candidato al Emmy a Mejor actor de reparto en una miniserie por su papel del abogado Robert Kardashian en American Crime Story: The People v. O.J. Simpson.

Antes de Friends, Schwimmer había tenido pequeños papeles en series como La ley de Los Ángeles o Policías de Nueva York, por lo que el salto a la fama fue exagerado. Pasó de estar “frustrado y desanimado” antes de ser contratado para la comedia a “querer esconderse debajo de una gorra y no ser visto”.

“Como actor, la forma en que fui entrenado, mi trabajo consistía en observar la vida y a otras personas, así que solía andar por ahí con la cabeza descubierta, observando, mirando a la gente. El efecto de la celebridad fue todo lo contrario: hizo que me quisiera esconder debajo de una gorra de béisbol y no ser visto. Me di cuenta después de un tiempo que ya no miraba a la gente, que trataba de esconderme. La fama obtenida por una serie de televisión, que además duró una década, es diferente a la de una estrella cinematográfica, explica Schwimmer.

“Sí, has vivido con nosotros durante diez años, somos parte de la familia en cierta forma”, admite el actor. “Pero al contrario que una estrella del cine, a los que ves en diferentes papeles en cada película, yo soy el mismo tipo durante diez años, confías en que me voy a comportar de cierta forma y me conoces, o piensas que me conoces”. Es decir, Schwimmer quedó encasillado como Ross hasta el punto de que no solo los espectadores le veían como el paleontólogo treintañero que se enamora de su vecina, sino también los productores de Hollywood.

Para evitar el encasillamiento y sobrevivir, Schwimmer comenzó a dirigir, primero, capítulos de la serie y luego una película. Para su debut tras las cámaras, rechazó el papel principal de Men in Black, que acabaría en manos de Will Smith. Desde 2004 Schwimmer ha aparecido como actor invitado en alguna serie, en Episodies y en El séquito se interpreta a sí mismo, pero no ha sido hasta ahora que ha vuelto a trabajar en la televisión con un papel más complejo y elaborado.

En American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, el actor interpreta a Robert Kardashian (padre de las famosas hermanas Kardashian), abogado de O. J. Simpson durante el célebre juicio por el asesinato de la exesposa y el novio de esta del exdeportista. El creador de la miniserie, Ryan Murphy, convenció a Schwimmer asegurándole que la serie pretendía emular el realismo y seriedad de la película de 1976 Network.

“Eso más que nada es lo que me llegó”, dice el actor, que también admite en la entrevista que “no tenía ni idea” de quién era Kardashian y que, para ponerse al día, a parte de leer libros y reportajes sobre él, estuvo hablando con su viuda, Kris Jenner, “durante horas”.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente