Cómo están reabriendo los negocios en algunos países

388
En la foto: El dueño de una posada en italia con sus pantalones simbólicamente bajados frente a su restaurante.

Mientras la pandemia mantiene confinada a gran parte de la población del planeta, algunos países han empezado a planificar e incluso a poner en marcha, de forma cautelosa y escalonada, la vuelta a la normalidad.

En Italia se han incorporado a la actividad algunos negocios además de los considerados esenciales; librerías, papelerías, tiendas de ropa para niños y algunos servicios más, al menos en algunas provincias.

En Alemania, se reabre la actividad comercial con ciertas condiciones como no permitir al mismo tiempo más de un cliente por cada 20 metros cuadrados de local y que no se formen colas en la entrada.

También hay que garantizar las medidas de protección adecuadas a los dependientes y se instalan paneles de metacrilato en la caja.

Pueden abrir sus puertas los establecimientos de hasta 800 metros cuadrados, tiendas de jardinería y bricolaje, junto con contadas cafeterías o puestos de comida que sirvan al aire libre.

El 4 de Mayo se unirán a la reapertura las peluquerías. Los salones de belleza, masajes y tatuajes siguen cerrados.

Estas normas generales tienen excepciones territoriales, en algunos lugares se ha decretado la obligación de llevar mascarilla fuera de casa, siguen las medidas de distanciamiento de seguridad, evitar el contacto físico y lavarse frecuentemente las manos.

Los alemanes no han tenido en ningún momento que confinarse en casa, pudiendo salir a la calle a diario, caminar o hacer deporte de forma individual.

Israel, Austria, República Checa y Escandinavia son algunos de los países y regiones que más avanzados tienen los planes de vuelta a la normalidad, condicionados a que la situación siga mejorando.

El gobierno austríaco presentó el 6 de Abril una hoja de ruta para reactivar la economía de forma paulatina y el 14 de Abril se permitió la reapertura de pequeños comercios de menos de 400 metros cuadrados, con el uso de mascarillas obligatorio en los comercios.

La reapertura de los pequeños negocios implica limitación de clientes, la obligatoriedad de llevar mascarillas y medidas especiales de higiene.

La hostelería se incorporaría más adelante.

En Israel se ha diseñado un plan para salir de la emergencia sanitaria y reactivar la economía en cuatro fases.

En la segunda fase se produciría la apertura de comercios y negocios no esenciales. En la siguiente fase se permitiría la apertura de cafés, bares y restaurantes, aunque con normas de higiene y distanciamiento social. La última fase permitirá el regreso de centros comerciales, competiciones deportivas y vuelos.

República Checa reabrió el 9 de Abril algunos comercios como grandes tiendas de bricolaje, ferreterías, establecimientos de venta de productos de ocio y mecánica.

La reapertura de los negocios se realiza con estrictas medidas de higiene, con geles desinfectantes a disposición de la clientela y una distancia de seguridad.

A partir del 25 de Mayo, los restaurantes, bares y pubs, podrán abrir si tienen un patio al aire libre o venden comida o bebida para llevar. Los salones de belleza y peluquería también se reincorporan a la actividad.

A partir del 8 de Junio, se permitirá la reapertura de todas las tiendas minoristas, incluidas las de centros comerciales, todos los restaurantes y hoteles.

En Austria reabrieron, el pasado 14 de Abril, las tiendas de menos de 400 metros cuadrados y las dedicadas a jardinería y bricolaje.

A partir del 1 de mayo, se abrirán todas las tiendas, centros comerciales y peluquerías; los restaurantes y hoteles abrirán a partir de mediados de Mayo como muy pronto.

Dinamarca, Noruega o Polonia también comienzan a levantar sus restricciones, con la reapertura de comercios y peluquerías.

Suiza relajará las medidas a finales de Abril, si la propagación del virus se mantiene bajo control.

Suecia, Corea del Sur o Bielorrusia no llegaron a aplicar medidas de confinamiento, permitiendo que comercios, bares y restaurantes sigan abiertos y han aplicado medidas de higiene y distanciamiento social, sin paralizar su actividad.

En Francia, aún no hay ningún plan concreto pero se baraja una salida por regiones, en función de los test que se realicen y de la gente que esté inmunizada, también en función de la edad y otros criterios.

China ha levantado ya algunas de las medidas restrictivas.

Singapur ha decretado nuevas medidas de control, la mayoría de las tiendas permanecerán cerradas y los restaurantes solo podrán servir a domicilio y comida para llevar.

Japón también ha impuesto nuevas medidas restrictivas.

En Italia se estudia qué sectores tienen más riesgo de volver a abrir sus puertas. Así se está elaborando una clasificación que evalúe el peligro al que se exponen los trabajadores de los diferentes negocios de cara al público.

La clasificación divide el riesgo en tres niveles: verde, riesgo bajo, amarillo, riesgo medio y rojo, riesgo elevado.

  • Código rojo: clínicas dentales, escuelas, discotecas, restaurantes y bares, peluquerías y estilistas, gimnasios.
  • Código amarillo: fábricas del sector textil, automovilístico, siderurgia, química, oficinas y tiendas minoristas.
  • Código verde: agricultura, actividad legal, contable y seguros, fabricación de muebles, actividad inmobiliaria.

Los retailers ya se están preparando.

El sector minorista traza protocolos para retomar la actividad en los puntos de venta.

Por ejemplo, Inditex ha desarrollado el siguiente protocolo:

  1. Control diario de la temperatura de los empleados antes de acudir al trabajo, de ser superior a 37,5º no acudir a la tienda.
  2. Si presenta síntomas relacionados con el Covid-19, ha pasado la enfermedad o está en contacto con alguien contagiado, contactar con recursos humanos.
  3.  Los trabajadores con mayores factores de riesgo, no se incorporarán en las primeras fases de reaperturas.
  4. En la tienda deberán usar mascarillas y guantes de un solo uso y se dispondrá de gel hidroalcohólico en las cajas, zonas comunes, en la entrada de la tienda para los clientes, en los almacenes internos y externos y en los probadores.
  5. Se restringirá el uso de los probadores según su capacidad para garantizar las distancias de seguridad. Cuando un cliente salga, se limpiará el probador con líquido desinfectante.
  6. En las cajas, no habrá colas en serpentina sino en línea recta, marcando la distancia de seguridad y se desinfectarán los dispositivos electrónicos después de cada turno.
  7. Se limitará al máximo la presencia de trabajadores en almacenes, vestuarios y áreas de descanso.
  8. También se limitará el acceso de empresas externas al mínimo indispensable durante el horario de apertura de la tienda y se deberá respetar la distancia al recibir la mercancía.

Por su parte, Mango y Desigual, también imponen la obligación de que los clientes lleven guantes.

Por otro lado, hay una serie de medidas que seguramente se impondrán como controlar el aforo de las tiendas, lo que ya se está haciendo en los supermercados, mediante herramientas de conteo, mapas de calor o manualmente.

En este sentido, es posible que se recupere la figura del greeter (la persona que ejerce de anfitrión dando la bienvenida y despidiendo al cliente en la entrada de la tienda), que ahora también controlará el aforo.

Es posible que muchas empresas recurran a soluciones creativas para llegar al cliente, especialmente marcas cuyo público forma parte de los colectivos más vulnerables al contagio. El clásico Avon llama a tu puerta, podría llegar a la moda o introducir conexiones en vídeo con un asesor.

La desinfección en el punto de venta será otra de las medidas principales tanto en los probadores como en las prendas. Aunque todavía no se sabe con certeza cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en los tejidos, Mango apuesta por utilizar probadores alternos y poner la ropa probada o devuelta en cuarentena, aislada durante 48 horas.

Sin duda, en los primeros meses y mientras dure la amenaza de un repunte, las tiendas tendrán que generar confianza y acreditarse como un sitio seguro.

Además, es muy posible que todas estas tendencias no sean pasajeras, como sucedió con muchas medidas de seguridad que se implementaron a raíz del 11S y que llegaron para quedarse.

Esperamos que esta información te sirva de ayuda para planificar la reapertura de tu negocio e implementar las medidas necesarias para generar confianza entre tus clientes.