¿Cómo evitar el llanto?

376

El llanto es un comportamiento perfectamente natural, pero hay ciertas circunstancias en las que preferiríamos mantener los ojos secos. Sin embargo, hay personas que tienen una mejor capacidad para controlar sus emociones.

Por suerte, para todos lo que somos más emocionales, existen ciertos trucos que nos pueden ayudar a aguantar las lágrimas en momentos no tan apropiados.

El llanto es una respuesta psicología a la emoción, lo que significa que es difícil de controla. Una forma popular de controlar las lágrimas emocionales es distraerte con un poco de dolor, como un pellizco. El científico Ad Vingerhoets, quien se dedica a estudiar las lagrimas emocionales, dijo a New York Magazine que algunas veces la sensación del dolor físico ayuda a distraernos del dolor emocional por tiempo suficiente como para evitar el llanto.

Otro consejo para controlar un arranque emocional es tensionar los músculos. De acuerdo con Vingerhoets, llorar es una respuesta sentirse indefenso y pasivo. Tensar los músculos te puede ayudar a sentirte con mayor control y por lo tanto prevenir el llanto. Las respiraciones profundas también pueden ayudar porque te distraen al mismo tiempo que estimulan al diafragma a hacer algo más que llorar.

Tomar un trago frío también puede evitar que las lágrimas salgan. De acuerdo con el Dr. Sneh Khemka, “Las lágrimas son estimuladas por los nervios faciales. Así que si puede beber vaso con agua a tiempo, la sensación de frío del trago estimulará otras ramas del nervio facial, en ve del que esta apunto de soltar lágrimas.”

Mientras que estos consejos podrían evitar que llores, no existe una garantía para prevenir las lágrimas: ni siquiera estamos seguros de por qué lloramos en primer lugar, aunque hay algunas buenas teorías. Por ejemplo, una muy popular postilar que el llanto incentiva los vínculos sociales y las conexiones humanas.

“Llorar señala, tanto a ti como a los demás, que hay un problema importante que al menos temporalmente está más allá de tu habilidad de lidiar con el,” explica en Time Jonathan Rottenber, un investigador de emociones y psicología en la Universidad del Sur de Florida.