Un tanquero que durante más de un mes no pudo entregar crudo ruso comprado por Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) para ser enviado a Cuba, descargó a través de una transferencia de barco-a-barco frente a las Islas Caimán, de acuerdo con los datos de seguimiento de buques de Reuters.

El tanquero Advante Atom, de tipo Aframax, que originalmente debía entregar crudo Urales de Rusia a mediados de mayo en la terminal Bullenbay de PDVSA en Curazao, donde sería reexportado a Cuba, se vio afectado por la disputa Conoco-Pdvsa y fue desviado temporalmente a aguas venezolanas para evitar ser retenido.

El 21 de junio, el tanquero descargó a través de una transferencia de barco-a-barco a otro tanquero no identificado, frenta a las Islas Caimán, de acuerdo con los datos de seguimiento de buques de Reuters.

Las transferencias barco-a-barco son operaciones riesgosas, donde los buques adosados, transfieren mediante mangueras la carga de un “buque madre” a un “buque hijo” a mar abierto. En el caso de tanqueros Aframax, con una carga típica de 750.000 barriles la operación puede durar varios días.

En mayo, Conoco recibió órdenes judiciales para confiscar activos, inventarios y cargamentos de Pdvsa en el Caribe para cobrarse parte de un laudo arbitral de $2.040 millones, equivalentes a 21 días de producción de Pdvsa a los precios de hoy. Pdvsa operaba terminales petroleros en San Eustaquio, Bonaire, Aruba y Curacao.

Poco después las medidas fueron parcialmente revocadas, pero la empresa no ha podido utilizar plenamente sus instalaciones de refinación y almacenamiento en la región desde entonces, desviando cargamentos que contribuyen a retrasos de exportación.

Un segundo tanquero con crudo ruso que se suponía Pdvsa recibiría en mayo, el Aframax British Cygnet, fue desviado al área de transferencias de Aruba a principios de junio para entregar su carga. Ha esperado seis semanas para descargar, según los datos. Según Reuters podría también hacer una transferencia barco-a-barco.