Descubre algunos consejos para detectar y evitar ser víctima del robo de la red WiFi
Actualmente, la inmensa mayoría de los hogares de todo el mundo cuenta con algún tipo de conexión a Internet, ya sea mediante vía inalámbrica o mediante el uso de cable. Por lo general, la red inalámbrica WiFi se impone al resto de métodos utilizados para conectarse a Internet, debido en gran parte a las enormes facilidades y ventajas que ofrece a los usuarios.

Sin embargo, en ocasiones las personas no prestan la suficiente importancia a la seguridad de la red WiFi, y no son conscientes de que cualquier usuario con ciertos conocimientos avanzados en redes puede acceder a su red local para utilizarla de forma gratuita, o lo que es aún más grave, para robar datos personales. Por ello, la mayoría de los expertos en redes informáticas recomiendan extremar la precaución y tomar una serie de medidas que ayuden a proteger la red inalámbrica WiFi.

Por ejemplo, una de las medidas más importantes es modificar la clave Wi-Fi de tu módem, algo que a primera vista puede parecer insignificante, pero que resulta fundamental a la hora de evitar el acceso a la red de usuarios que conocen perfectamente los patrones de contraseñas predeterminados utilizados por los grandes operadores de Internet.

¿Por qué es tan importante mantener una red WiFi segura?

Muchas personas que cuentan con redes WiFi en sus viviendas piensan que nunca va a ser hackeadas, hasta que en un determinado día se dan cuenta de que la red funciona más despacio de lo habitual o de que incluso hay conexiones de usuarios desconocidos. Hechos que le pueden ocurrir a cualquier persona, pero ante los que hay que actuar cuanto antes para evitar problemas mayores.

Por eso, la mayoría de los expertos en seguridad de redes recomiendan adoptar una serie de medidas que ayuden a proteger la red WiFi, ya que si no, ésta estará expuesta a sufrir ataques de delincuentes informáticos que se dedican a apropiarse de redes ajenas para utilizarlas con fines fraudulentos.

Muchas personas creen erróneamente que su router o conexión WiFi cuenta con los suficientes mecanismos de protección para evitar intrusiones ajenas, sin embargo, los delincuentes informáticos está cada vez más profesionalizados y saben perfectamente cómo acceder a redes inalámbricas que no han incrementado su nivel de seguridad, y que por tanto, mantienen la puerta abierta a este tipo de hackers.

Consejos para mejorar la seguridad de tu red WiFi.

Cualquier persona que disponga de una red inalámbrica WiFi en casa puede ser objeto de ataque por parte de los delincuentes informáticos, por ello a continuación vamos a analizar qué medidas de seguridad hay que adoptar para evitar la entrada de este tipo de intrusos a la red.

Antes de nada, lo más importante es comprobar si la conexión a Internet es estable y no se producen conexiones extrañas que la ralenticen. Para ello, lo más recomendable es apagar por completo todos los dispositivos digitales que se utilizan en casa y comprobar si la luz del router sigue parpadeando. Si el router no deja de parpadear es el momento de empezar a desconfiar, y pasar a la acción realizando otras operaciones como test de velocidad en Internet.

Si está claro que la conexión inalámbrica es muy lenta, no hay que dudar ni un solo momento en la opción de cambiar la contraseña (sobre todo si todavía se mantiene la predeterminada del router), puesto que los delincuentes informáticos manejan herramientas con las que pueden descifrar este tipo de contraseñas con gran facilidad. Si los problemas de conexión inalámbrica siguen persistiendo, lo más adecuado es contactar con algún servicio técnico especializado que sepa cómo proteger la red.

Empresas de seguridad informática para proteger la red inalámbrica
Si se han adoptado las medidas de seguridad expuestas anteriormente y todavía siguen apareciendo problemas en la red, llega el momento de dar un paso más allá y contactar con alguna empresa de seguridad informática que sepa adoptar acciones especiales para proteger la red WiFi.

Los delincuentes informáticos están cada vez más especializados, y en la actualidad utilizan el acceso a redes de terceros para robar datos personales o cometer delitos en su nombre. Por eso es tan importante extremar la seguridad de la red inalámbrica, ya sea verificando el historial de conexiones, evitando la fuga de información con programas avanzados o reforzando las medidas de seguridad a la hora de navegar por Internet (evitar la descarga de documentos no fiables, el acceso a portales web sin protocolo de seguridad HTTPS, etcétera).