Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 466 millones de personas en el mundo padecen pérdida de audición, mientras que el ministerio de salud colombiano calcula que en el país, siete millones de personas padecen problemas de audición, donde alrededor del 60 % son adultos mayores de 50 años.

La composición de la población mundial ha cambiado de manera trascendental en los últimos decenios. En la actualidad, casi 700 millones de personas son mayores de 60 años. En Colombia, según el Estudio Nacional de Salud, Bienestar y Envejecimiento (Sabe), la proyección es que para antes del 2021, en el país habrá una persona mayor de 60 años por cada dos adolescentes.

Está claro, por tanto, que es necesario prestar mayor atención a las necesidades y desafíos particulares de las personas mayores. Asimismo, no debemos olvidar que las personas mayores pueden seguir contribuyendo de manera esencial al buen funcionamiento de la sociedad si se establecen las garantías adecuadas.

Durante el marco del Día Internacional del Adulto Mayor que se celebra en el mes de octubre, Med-El compañía líder en soluciones auditivas implantables, presentó el último Informe Especial sobre la Audición en Adultos Mayores.

Este informe incluye los últimos estudios científicos e investigaciones sobre la pérdida de audición en personas mayores de 60 años. Específicamente, los autores se centraron en Austria, Alemania, el Reino Unido, Japón, Canadá, Suecia, España y los Estados Unidos, proporcionando una amplia visión general de la pérdida de audición relacionada con la edad en Europa, América y Asia.

Uno de los hallazgos arrojados por el estudio destaca que la pérdida de la audición relacionada con la edad está asociada con el aislamiento social y la depresión; además que el tratamiento de la pérdida de audición puede tener el potencial de retrasar el deterioro cognitivo. De acuerdo con el Dr. Lorne Parnes, del Departamento de Otorrinolaringología del Centro de Ciencias de la Salud de Londres en Canadá, “Es importante que los adultos mayores oigan bien para evitar el aislamiento social y la depresión”.

De igual forma, el Dr. Michael Lerch, Consultor Senior del Departamento de Geriatría Aguda y Rehabilitación Temprana de Helios Kliniken Schwerin en Alemania afirma que “especialmente en vista de los costes derivados de la demencia, la depresión y las caídas, es necesario identificar y proporcionar una atención adecuada a la pérdida de audición en las personas mayores”.

Por su parte, Dra. Ingeborg Hochmair, Fundadora y Directora General de MED-EL aseguró que “el tratamiento de la pérdida de audición puede ayudar a las personas a permanecer activas durante más tiempo y a mantener la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. La falta de tratamiento para la pérdida de audición acelera la progresión de un individuo hacia una costosa vida asistida o facilitada, privando a nuestra población de edad avanzada de la oportunidad de vivir sus vidas al máximo”.

Prevención en adultos mayores

A medida que nos hacemos mayores, las células ciliadas del oído interno comienzan a morir, esto le ocurre a todos los seres humanos, pero en algunas personas, las consecuencias pueden ser más graves ya que la capacidad auditiva se disminuye considerablemente o en algunos casos se puede llegar a perder por completo.

Los factores genéticos o hereditarios también son frecuentes en el caso de la sordera, e igual las afecciones inflamatorias y otitis pueden influir notablemente. En el adulto mayor la perdida de la audición se manifiesta por la disminución de la sensibilidad auditiva y de la inteligibilidad del habla. Se estima que una persona con pérdida auditiva espera en promedio siete años antes de buscar ayuda profesional, es por esto que los especialistas recomiendan realizar exámenes para prevenir la sordera de forma anual a partir de los 50 años.