Cómo saber si te estás obsesionando

209
Cargando...

Es normal que en nuestro día a día haya muchas cosas que nos preocupen y temas a los que solamos darle vueltas antes y poco después de ser resuelto. En ocasiones puede que este problema esté presente en nuestra mente durante más tiempo del que nos gustaría y quizás busquemos ayuda para poder solucionarlo lo antes posible y dejar de pensar en él.

Sin embargo, en ocasiones puede que no sea tan sencillo, o bien porque nadie puede ayudarte o porque no estás buscando ayuda en el lugar apropiado. Sea como sea, es probable que este problema se convierta en algo presente en tu mente y no puedas dejar de pensar en él, incluso cuando quieres dejar de darle vueltas.

En ese momento es probable que en lugar de ser una simple preocupación más pueda llegarse a convertirse en una obsesión . Debemos tener cuidado con las obsesiones, puesto que no nos hacen ningún bien y nos pueden desconcentrar y que dejemos de prestar atención a otras tareas y cosas importantes de nuestro día a día.

Descubre cómo saber si te estás obsesionando y qué puedes hacer si quieres dejar de hacerlo.

¿Me estoy obsesionando?
Es normal que le des vueltas a un problema que acabas de tener o algo que te puede haber sucedido hace poco. Aunque no lo queramos, pensaremos en eso a menudo y nos sentiremos frustrados, tristes o avergonzados. No tiene nada de malo que ese pensamiento aparezca en nuestra mente algunas veces después de lo sucedido, pero no obstante lo será si no podemos deshacernos de él.

Esta preocupación puede convertirse en una obsesión cuando quieres alejar tu mente de este pensamiento negativo y no puedes dejar de hacerlo. En ocasiones las obsesiones no tienen por qué basarse en algo que te ha pasado, sino que pueden ser meras ilusiones de hechos futuros que crees que pasarán y por los que te estás preocupando aún sin saber si sucederán.

Estar constantemente preocupado por estos temas hará que tu mente no esté completamente centrada para realizar las tareas básicas de tu día a día, como estudiar, las tareas del hogar o en trabajo. Y las obsesiones podrían pasarte factura al no poder dar el cien por cien de ti mismo durante estas tareas.

Así pues, si creemos que le estamos dando demasiadas vueltas a un pensamiento que no nos deja estar tranquilos, nos genera preocupación, estrés o ansiedad debemos buscar ayuda para dejar de obsesionarnos y poder realizar nuestra vida de nuevo con total normalidad y no dejar que sean los pensamientos negativos quienes nos controlen.

Qué puedo hacer si me he obsesionado

Una de las primeras cosas que puedes hacer para saber si te has obsesionado con algo es hablar con una persona de confianza. Al contar tus sentimientos o ideas de lo que ha sucedido o ha podido suceder te liberará de una gran carga. Por muy íntimo que sea, si crees que esa persona es de confianza te harás un favor a ti mismo liberándote de ese peso. No solamente porque contar las cosas va bien y es muy liberador, sino también porque podrás obtener el consejo y la ayuda de esa persona.

A veces nos creemos que un problema es mucho mayor de lo que realmente es antes de contarlo. Sin embargo, son muchas las personas que pasan por algo parecido y al contarlo quizás nos demos cuenta de que no somos los únicos. El hecho de que alguien nos comprenda, nos dé consejo o simplemente nos ofrezca su ayuda nos ayudará a liberarnos del gran peso de la obsesión y que, progresivamente, al ver que tiene solución dejemos de dale vueltas al mismo tema.

Escribir eso que te preocupa en un diario te ayudará a quitarle peso a la preocupación por algo que ha pasado o crees que puede suceder. Aunque esta técnica ayuda a mucha gente, en ocasiones es mejor contar con la ayuda de un profesional para poder liberarte de las obsesiones y ser más feliz.

Existen casos en los cuales la meditación es suficiente para estabilizar los pensamientos. La técnica del mindfullness ayuda a que liberemos nuestra mente de muchos pensamientos negativos, para ayudarnos a dejar de darle vueltas a todo aquello que nos preocupa e intentar concebir qué es lo realmente importante para que no lleguemos a obsesionarnos.

En los casos más extremos esta obsesión debe ser tratada por un psicólogo o un especialista en la salud mental. El trastorno obsesivo compulsivo afecta a aquellas personas que tienen una obsesión que controla totalmente sus vidas y no pueden llevar un día a día con normalidad. Necesitan la ayuda de un profesional, quien suele buscar la mejor manera de controlar esta obsesión y les ayuda a liberarse de ella, de forma gradual.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente