Cómo un cartel mexicano lavó su dinero en Nueva York

384

Alejandra Salgado y su hermano menor Roberto parecen simples turistas que pasean por el centro de Manhattan. Él lleva una bolsa de compras. Ella lleva un vestido blanco, collar y una bolsa de piel grande colgada sobre el hombro. Alo largo de dos horas, la pareja fue a siete bancos para depositar en cada uno poco menos de 10 mil dólares, todos en fajos de billetes.

Los depósitos son pequeños porque los bancos deben informar al gobierno de cualquier depósito superior a los10 mil dólares. Además, tienen la ventaja de que si los investigadores los descubren es poco el dinero confiscado. Además, las penas para los depositantes suelen ser menores.

Antes de ser apresados a fines de septiembre, los Salgado cobraban por lavar hasta unmillón de dólares por mes, recaudados a vendedores de droga locales vinculados con el cártel de Sinaloa, dijeron los fiscales.

Alejandra Salgado, de 59 años, con dirección en la Ciudad de México, se encontraba en Estados Unidos con una visa ya vencida y era supervisada por un jerarca de dicho grupo delictivo.

Anteriormente ella cruzaba la frontera transportando dinero en un auto, pero luego los líderes del cártel le dieron la tarea de depositar fondos en cuentas bancarias abiertas bajo nombres falsos y emitir cheques a favor de una compañía agrícola de San Diego controlada por ellos.

Ya eran investigados cuando los hermanos efectuaron una veintena de depósitos por montos de entre 8 mil 100 y 9 mil 600 dólares en bancos de diversos barrios de Manhattan.