Compromiso vital, coherente y transparente

556
alcaldia de cartagena

El reto de cambiar las costumbres políticas y administrativas, que han predominado en Cartagena, no es tan fácil; porque la influencia que presuntamente suelen ejercer los padrinos políticos, patrocinadores y financistas de las campañas electorales; se incrustó en la Administración Pública e incide significativamente en la autonomía de los gobernantes y dirigentes de turno, para tomar decisiones, y en los planes, políticas públicas y proyectos que se emprenden. Pero sí es posible transformar progresivamente este estado retorcido de cosas. Plausible, que el Alcalde Distrital, William Jorge Dau Chamatt, intente un cambio contundente, erradicando la corrupción; siempre y cuando haya unión de esfuerzos y voluntades y las Fuerzas Políticas y Sociales Dolientes de Cartagena; decidan dialogar, consensuar y concertar un Compromiso Vital, Coherente y Transparente. Sólo basta interiorizar y aplicar que en Democracia; el poder no está en el Gobierno, ni en los Representantes de las Corporaciones Públicas. El poder auténtico y soberano está en el pueblo. Por ser quien los elige y empodera.

El Alcalde Distrital, debe propiciar, convocar y liderar la construcción y consolidación de este Compromiso Vital. Porque la crisis social, económica, administrativa y política que atravesamos; tenemos que superarla; coordinando consensos, concertando y construyendo soluciones; con los Representantes de las Fuerzas Políticas y Sociales Dolientes; sin distingos de estratos, grupos, géneros, etc. Y aprovechar el apoyo y sinergia del pueblo; con el firme propósito de comprometerlos en integrar propuestas en soluciones de fondo. Porque comprobado está, que mientras no haya compromiso Vital, y lo que surja sea el divorcio irreconciliable entre el accionar del Alcalde con el Concejo y las Fuerzas Políticas Distrital; no se cristalizarán los Macroproyectos, las Inversiones, Obras y Servicios inaplazables; para que la Administración Local, Distrital, Departamental y Nacional, empiecen a saldar la enorme e histórica deuda social. Poder avanzar con pasos firmes y lograr progreso y desarrollo sostenible.

 Reiteramos un apremiante llamado, a las Fuerzas Políticas y Sociales; en torno a la inexcusable actitud de disponerse a dialogar, consensuar y concertar  con el  Alcalde Distrital; ese Compromiso Vital, Coherente  y Transparente, sustentado en Prioridades de Inversión Social y en Desarrollo Humano. Que conduzca a fortalecer las Instituciones Democráticas del Estado y la relación con la ciudadanía. Un compromiso, que dé garantías al pueblo que sus propósitos se cumplan fielmente. Eso sólo es viable, si existe Sinergia y Trabajo en Equipo, si hay liderazgo, capacidad de gestión y asignan los recursos necesarios y suficientes en el Presupuesto Distrital, que será, analizado, debatido y aprobado próximamente y en aquellos que se aprueben en años venideros. Para poder cumplir con el Plan de Desarrollo Salvemos Juntos a Cartagena, 2020 – 2023. Pero no bastan las apropiaciones y asignaciones presupuestales, es preciso priorizarlas y aplicarlas en forma eficaz, eficiente, efectiva, coherente y transparente.

Las relaciones entre el Concejo y el Alcalde Distrital, como órganos Coadministradores, deben ser respetuosas, propositivas, constructivas, colaborativas y autónomas. Y por ser la aprobación del Plan de Desarrollo, el Presupuesto Distrital, las Políticas Públicas, Proyectos de Acuerdo, Propuestas y Control Político de la gestión que desempeñan las autoridades distritales y locales. Las decisiones más notables que suele tomar el Concejo Distrital. La ciudadanía no puede ser indiferente, apática ni conformista con su actitud.  Lo que se necesita es aunar esfuerzos y voluntades, para poder sacar avante las iniciativas con hondo sentido y contenido social y humano, que cambien profundamente las malas costumbres políticas y administrativas, sin direccionamiento ni condicionamiento. Con reglas de juegos por encima de la mesa. Porque el liderazgo, el gobierno, la autoridad y el poder son para ejercerlos dignamente dentro del marco legal.  La gestión exitosa de un Alcalde, consiste en saber seleccionar, actuar en armonía, articulado y sintonizado con su Equipo Multidisciplinario de Gobierno. Para lograr positivos resultados.

Dejemos el pesimismo. Quien no lucha, ya está vencido. Hay que gobernar y administrar bien, superando la problemática y seguir avanzando. Esta crisis debe suponer una oportunidad, debemos aprovecharla para asumir este Gran Compromiso entre todas y todos los Dolientes de Cartagena, que sirva para edificar un Distrito Especial progresista y vigorizado. Si no, seguiremos improvisando y equivocándonos, presos de nuestros errores y perdido la oportunidad de progresar y mejorar. Tengamos presente, que nadie es autosuficiente, ni tiene el monopolio del saber.  Por ello, el Alcalde Distrital, debe rodearse de ideólogos y estrategas que lo asesoren bien, consultar, creer y confiar en sus recomendaciones. Porque la credibilidad y confianza, depende de sus logros, no de sus intenciones. Indiscutiblemente, hay que dejar atrás la corrupción, politiquería y la prepotencia; construyendo y cultivando confianza en las instituciones democráticas del Estado. La actividad política, debe enaltecer y no envilecer a los dirigentes.

Por: Benjamín Maza Buelvas