Al mejor estilo de una aventura de montañismo, llegar al «pico» o cumbre no significa que la batalla está ganada, pues es hora de retornar a la base de manera responsable. Así lo asegura, en su reporte semanal, el profesor Carlos Rivera, de la Especialización en Gerencia Financiera de Utadeo.

Mientras usted, querido lector, consulta este artículo, Colombia habrá pasado el umbral de los 600.000 casos positivos de COVID 19 y estará muy cerca de las 20.000 muertes;  la curva de casos diarios hoy presenta el perfil de una montaña, con un pico y descenso sucesivo de casos.

Precisamente, hace unos años disfruté de la magia de la montaña; aprendí a respetarla en su silencio, sufrí con su dureza y me maravillé con su belleza; este disfrute se logra con empeño, esfuerzo, tesón, inteligencia y ganas. Allí se aprende lo que es llegar a la cumbre, erróneamente entendida como alcanzar el punto más alto, y no es así. Alcanzar la cumbre no solo implica llegar al punto más alto de la montaña, o al “pico”, pues una vez allí debemos retornar sanos a la “realidad”, a nuestro “campo base” de lo cotidiano, vivir para encontrarnos con los nuestros y narrar lo vivido con un grupo de amigos.

Ese grupo de amigos conforman una cordada, y no es más que la unión de experiencia, seguridad y amistad para emprender una travesía con el máximo de concentración en búsqueda de un objetivo común. En esta unión, las personas que tenemos a nuestra izquierda o a nuestra derecha nos protegen, y a su vez, las protegemos. Cuando alcanzamos el “pico”, maravillados, agradecemos en grupo y en solitario al Creador por lo logrado; luego, emprendemos con euforia el retorno a nuestra “realidad”, tendemos a relajarnos, a desconcentrarnos y a perder el objetivo de “llegar sanos”; suelen ocurrir accidentes, quizás fatales, y la verdadera cumbre no es alcanzada; es por esto que ponemos lo mejor de sí para controlar la euforia.

En la montaña se requiere del control de indicadores como el viento, la humedad, la temperatura y las irregularidades del camino, y así orientar las acciones de la cordada para alcanzar la meta trazada. De igual manera, en medio de la pandemia, todos debemos estar atentos a los indicadores epidemiológicos con los que los expertos nos orientan en el comportamiento a seguir. Con esta analogía, ahora demos una mirada al comportamiento de los indicadores de la pandemia en los últimos días para así enfrentar la “nueva realidad”.

Siga el: Infograma diario COVID-19 Colombia

Indicadores a nivel nacional

  • Al 27 de agosto, somos el séptimo país a nivel de contagios con 582.022 casos; puesto 5 en el número de nuevos casos en un día [9.752]; puesto 11 en número de muertes [18.468]; puesto 5 en el número de muertos diarios en un día [284], y puesto 7 en nivel de recuperación [417.793].
  • Se alcanzó la cifra nada despreciable de 2.519.489 pruebas (210.042 en una semana), con una positividad del 26.25% y 144.577 casos activos. Se han recuperado 417.793 personas (78.669 en la semana) y han fallecido 18.468 personas (2.285 en la semana).
  • El número de reproducción efectivo (Rt_Promedio) en la ventana de 14 días en un claro descenso semana a semana de este mes: 1,20, 1,12, 0,97 y 0,92 personas a ser infectadas por un caso positivo; acompañado esto de la duplicidad de los casos que a hoy es de 27 días. La tasa de infección diaria, con una trazabilidad de tres semanas, es 3,47%, 2,67% y 2,30%;  al 27 de agosto es de  1,70%.
  • La trazabilidad semanal de la tasa de recuperación durante cada semana del mes fue: 54%, 58%,  66%, y la más reciente, del 72%.
  • Aunque las cifras de fallecimientos son altas, la proporción de letalidad con respecto a los casos positivos en un mes bajó del 3,34% a 3,17%.
  • La capacidad instalada de UCIS, al 27 de agosto, es de 9.791 [219 más en una semana]; la disponibilidad a 27 de agosto es del 34,3%.
  • La incidencia a nivel regional que mide el número de casos por cada 100.000 habitantes muestra al Amazonas con 3.408 casos, seguido por Bogotá con 2.607 casos y en tercer lugar Atlántico con 2.337 casos. La velocidad de reproducción efectiva a nivel regional (Rt promedio) es: Amazonas 0,96; Villavicencio 1,09; Cali 1,09; Santa Marta 1,13; Cartagena 1,08. Bogotá con 201.880 casos [22.340 en una semana], Antioquia con 76.692 [9.259 en la semana] y Atlántico con 63.610 casos [1.339 en las semana] son las tres regiones con mayor nivel de afectación.

Vea o descargue el Reporte actualizado Nacional en PDF

Para Bogotá se destaca

  • Bogotá, al 27 de agosto, alcanzó la cifra de 201.880 casos positivos (22.340 en la semana) y 60.330 casos activos. Se han recuperado 135.952 personas (26.297 en la semana) y han fallecido 5.230 (583 en la semana).
  • Culminaron todas las medidas de cuarentena, y aunque ya entendimos que los efectos de lo ocurrido cada día se aprecian en cifras a los 7, 14 y 21 días, el número de reproducción efectivo (Rt_Promedio), mirado en la ventana de 14 días del ciclo epidemiológico, ha sido 1,14 (21 días), 1,10 (14 días), 0,98 (7 días), y a 27 de agosto, 0,96 posibles personas a contagiar por un caso positivo. La tasa de infección diaria, mirada en la misma trazabilidad de tiempo, [21, 14 y 7 días] ha sido 5,16%, 2,62% y 1.82%, respectivamente, mientras que el más reciente cálculo es de 1,28%.
  • La tasa de recuperación continúa en alza. Una semana atrás era de 61,08% y al 27 de agosto de 67,34%
  • El reporte del Observatorio de Salud de Bogotá indica que, para el 27 de agosto, la capacidad instalada de camas UCI aumentó en una semana en 41 camas, llegando  a 1.829, con una ocupación de 1.396 personas [699 confirmados y 697 probables]. El porcentaje de ocupación también ha venido en disminución, pues la trazabilidad a 21, 14 y 7 días es de 88,54%, 87,08%, 81,71%, y a 27 de agosto, de 76,33%
  • A nivel de localidades, el orden en nivel de infección es: Kennedy, Suba, Engativá, Bosa y Ciudad Bolívar [27.036, 25.715, 18.168, 17.301 y 15.153 casos, respectivamente]. En las gráficas de tendencia se aprecia como semana a semana en Kennedy se ha controlado la velocidad de infección, mientras que Suba cada vez se le acerca más, esto se complementa al identificar que el mayor incremento de casos en una semana lo presentó Suba con 4.091 casos, seguido por Kennedy (3.019) y Engativá con 2.628 nuevos reportes.

Vea o descargue el Reporte actualizado Bogotà en PDF

En conclusión

Se nos presentó una situación que hizo que armáramos cordadas para emprender el caminar de una pandemia. No debemos tomar la “nueva realidad” como un espacio para la euforia, pues puede pasar lo que se narró acerca de la desconcentración en la travesía de una montaña. Esta nueva fase es un agujero negro de incertidumbres que integra el comportamiento de la sociedad, haciendo tortuosa o tranquila la bajada del pico. Actuemos responsablemente en nuestra cordada sin relajarnos, sin desconcentrarnos, con la meta de llegar sanos al “campamento base” y “hacer cumbre” para compartir con los nuestros una curva diaria de casos en el punto de donde nunca debió empezar a crecer, y así tener la certeza de haber cumplido la orden constante de nuestros padres: “¡cuídese mijo!”.