Los estudiantes colombianos de negocios tienen una mayor intención de crear nuevas empresas, incluso mientras aún se encuentran en la universidad, que sus pares en otros países de Suramérica, como Chile, Perú y Ecuador. Esta es una conclusión que saca el estudio Explorando las Intenciones Empresariales en Estudiantes Universitarios Latinoamericanos.

Según la investigación, el 68,9% de los alumnos colombianos encuestados prefiere crear su propio negocio, antes que ser empleado de alguna organización que haya sido creada previamente, frente al 65,8% de los chilenos, el 66,2% de los ecuatorianos o el 62,7% de los peruanos. El estudio fue elaborado por la Universidad del Rosario, en unión con las universidades Católica (Chile), Del Espíritu Santo (Ecuador), ESAN (Perú) y De los Andes (Venezuela).

Juan Carlos Espinosa, profesor de la Escuela de Administración del Rosario, dice que el estudio tuvo como objetivo determinar la forma como el entorno puede favorecer la intención de las personas de crear empresa, así como identificar el cambio en la intención emprendedora de los estudiantes a través de la carrera. “La investigación sirve de base para incrementar la educación y apropiar el emprendimiento entre los estudiantes”, explica. Para su realización, las instituciones educativas entrevistaron a 1.493 estudiantes de sus respectivas escuelas de negocios. La muestra incluyó a jóvenes de todos los semestres que comprende la carrera, para determinar los cambios que podía tener su pensamiento e ideales a medida que avanzaban sus estudios. “Las encuestas se llenaban de forma anónima, lo que permitió que los participantes entregaran sus respuestas sin sesgos y de forma honesta”, dice Espinosa.

Cabe señalar que el estudio no solo contó con una mayor participación de mujeres, con el 60%, sino que a través de sus respuestas se muestra una mayor disposición a emprender por parte de ellas cuando están en el primer año de la carrera. “Aunque ese indicador cae por debajo de los hombres en segundo año, en el tercero y cuarto vuelve a repuntar”, explicó Espinosa.

Para el caso colombiano, tras indagar por los antecedentes empresariales en la red familiar y social de los participantes, los investigadores encontraron que el padre y los parientes son las principales fuentes de emprendimiento. De hecho, quienes mostraron mayor intención a emprender fueron alumnos que dijeron que sus dos padres son empresarios o que tienen amigos cercanos que son emprendedores.

Un proceso, muchos resultados.

En la realización del estudio, además de los antecedentes empresariales en la red social y familiar, las universidades se concentraron en determinar la presencia en los estudiantes de tres elementos clave para el emprendimiento: el locus de control, el liderazgo y la propensión al riesgo (ver infografía). La combinación e influencia de estos tres aspectos indica la intención de emprender entre los jóvenes y permite identificar los puntos en que debían trabajar las universidades para aumentar el emprendimiento.

El primer aspecto es el locus de control, que muestra si el emprendedor culpa a las circunstancias internas o externas por sus éxitos o por sus fallas. “Los emprendedores tienen un locus interno más alto, pues asumen la responsabilidad de lo que sucede y no culpan a circunstancias externas (locus externo)”, explica el profesor.

Luego está el liderazgo, que indica la posibilidad de que el emprendedor convenza a otras personas para que se involucren en un proyecto. El liderazgo está constituido por varias habilidades que son posible entrenar académicamente, como manejar unas buenas relaciones interpersonales, buscar solucionar creativamente los problemas, comunicarse de forma adecuada y trabajar colectivamente en el logro de los objetivos.

El tercer aspecto es la confianza en su propia gestión financiera: Esta implica la posibilidad de lanzarse o no a realizar su idea considerando los aspectos financieros implicados. “Tener una tendencia muy alta a aceptar riesgos termina siendo tan peligrosa como no hacerlo. El tema está en desarrollar una idea y transformarla en algo exitoso”, dice Espinosa.

El aspecto que más peso tiene en el emprendimiento para los estudiantes encuestados es el liderazgo. Esto impone una gran responsabilidad a las universidades, pues combina habilidades que se pueden formar e incrementar en las aulas para aumentar la capacidad emprendedora.

Cabe señalar que, a pesar de la enorme intención de los estudiantes por emprender, el reporte Doing Business muestra que crear empresa en Colombia no es tan sencillo como se cree: ocupa el puesto 53 entre 190 países, en cuanto a facilidades para crear empresas.

“Tenemos una mortalidad gigante de empresas en sus primeras etapas de vida. Necesitamos entender qué cuestiones impulsan el emprendimiento y así orientar los esfuerzos educativos para crear empresas vigorosas, con buenos resultados financieros y con alto impacto social”, concluye el profesor Juan Carlos Espinosa.

Esta información hace parte de una investigación realizada por la Universidad del Rosario, para conocer más, por favor da click aquí.