Un joven acusado de torturar y matar a 21 gatos, algunos de los cuales robó de un vecindario en San José, en el norte de California, fue sentenciado este viernes a 16 años de cárcel y a jamás tener una mascota, una condena que dejó satisfechos a los defensores de los animales.

Robert Farmer, de 26 años, se declaró culpable de 21 cargos por crueldad animal y de dos cargos menores, por agresión y por estar bajo la influencia del alcohol o las drogas, en octubre pasado.

Un juez del condado de Santa Clara también le impuso que sea supervisado durante tres años tras su liberación, que no se acerque al barrio Cambrian Park en San José (del cual robó algunos de los gatos que mató) y le prohibió cuidar o tener mascotas durante el resto de su vida.

Antes de su arresto el 8 de octubre de 2015, varios residentes de Cambrian Park reportaron la desaparición de sus gatos, que luego fueron encontrando muertos. Un vídeo de vigilancia captó el instante en que Farmer se llevó a un gato, ‘Gogo’, afuera de una residencia la noche del 21 de septiembre de ese año.

“Los detectives de la Policía de San José comenzaron inmediatamente a realizar investigaciones”, dijo la agencia en un comunicado al anunciar la detención de Farmer, que ocurrió cuando este dormía en su coche en un estacionamiento de la tienda Home Depot.

El cadáver de un gato fue encontrado en la consola central del auto de Farmer. Las autoridades descubrieron que el felino había muerto por traumatismo severo y que tenía los genitales dilatados. En el coche también se hallaron trozos de piel, sangre, guantes cubiertos de piel y un cuchillo de caza.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente