Cargando...

Los animales son magníficos seres que merecen nuestro nuestro amor y respeto, y es algo maravilloso cuando los seres humanos hacen lo posible para ayudarlos.

Patrick Kilonzo Mwalua, de Kenia, es uno de esos raros héroes. Hace algo maravilloso cada día y de recompensa se ha ganado los corazones de cientos de animales.

Los animales de Tsavo West National Park, en Kenia, fueron dejados a su suerte en medio de una gran sequía que afectó la zona.

En el parque no llueve desde junio del año pasado y Patrick explica: “Si no les ayudamos morirán”. Y para él esto no es una opción.

Así que cada día conduce alrededor del parque durante horas con 3.000 galones de agua fresca.

Como no hay agua en el parque debido a la sequía, los animales dependen totalmente de voluntarios como Patrik.

Y su hermoso acto de compasión no ha pasado desapercibido. En cuanto escuchan llegar al camión se concentran alegres junto a Patrick esperando que deje fluir el agua.

“La otra noche”, dice Patrick, “encontré a 500 búfalos esperando en el pozo. Cuando llegué podían oler el agua. Los búfalos estaban tan agradecidos que se acercaban mucho a nosotros. Empezaron a beber mientras yo estaba ahí de pie. Se entusiasman tanto”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente