Confecoop se pronuncia sobre el mercado de las libranzas

224

La Confederación de Cooperativas de Colombia – Confecoop expresa nuevamente su preocupación por las situaciones generadas por algunas entidades de inversión que operan en el mercado de la compra y venta de libranzas, por considerarlas altamente riesgosas.

Para esta Confederación, la libranza como mecanismo de pago es totalmente lícita y, de hecho, ha estado presente en la actividad de las cooperativas durante décadas. No obstante, en la historia reciente, la compra y venta de créditos cuyo mecanismo de recaudo es una libranza, ha suscitado un gran interés por parte de actores no tradicionales del mercado financiero, quienes por cuenta de su actividad han dinamizado una operación que, si bien ya existía, adquirió gran relevancia por su rentabilidad, haciéndola atractiva para inversionistas de capital.

La mayor preocupación para el movimiento cooperativo en las operaciones que se realizan alrededor de las libranzas -como las recientemente dadas a conocer por los medios de comunicación- es la estigmatización y generalización en torno a la figura cooperativa, por cuenta de algunas de ellas que se han visto involucradas en estos hechos, sobre las cuales la Superintendencia de la Economía Solidaria adelanta las acciones correspondientes, para establecer si existe algún grado de responsabilidad, pero sobre todo, para valorar su coherencia con el modelo cooperativo original.

Situaciones como las mencionadas contribuyen a crear una percepción negativa entre la ciudadanía, y podrían generar un manto de duda sobre la idoneidad, integridad, solvencia, legitimidad y profesionalismo del sector cooperativo.

Lo ocurrido en días pasados con este mercado de las libranzas no ha sido más que una evidencia de abusos y operaciones altamente riesgosas en el mercado del crédito, creadas y propiciadas por sociedades de inversión que carecen de una supervisión adecuada y es allí donde creemos de deben concentrarse las investigaciones alrededor de este tema.

Confecoop y su Sistema de Integración Cooperativo a nivel nacional ha manifestado al Gobierno Nacional en reiteradas ocasiones esta preocupación, a través de comunicaciones dirigidas al Ministro de Hacienda, la última de ellas el pasado 4 de agosto, buscando que se creen los mecanismos necesarios para que estas prácticas no afecten el buen nombre cooperativo y no lesionen los intereses de los colombianos que deciden invertir en estos negocios, y adicionalmente, que las declaraciones de los funcionarios públicos al referirse al asunto mencionado se hagan con la mayor responsabilidad y rigurosidad para evitar las siempre peligrosas generalizaciones que hacen, en ocasiones, tanto o más daño que la situación cuestionada.

Uno de esos mecanismos es el fortalecimiento a la Superintendencia de la Economía Solidaria para que pueda actuar sobre instituciones que, abusando del nombre cooperativo, se han creado para servir de complemento a ciertos negocios en el mercado de las libranzas, pero que claramente son “falsas cooperativas”, “cooperativas fachada”, “cooperativas de garaje” o “pseudocooperativas” y que con sus actuaciones reprochables afectan la imagen, el prestigio y la reputación de las auténticas y reconocidas cooperativas del país. Varias han sido las solicitudes escritas de Confecoop al Gobierno sobre este tópico en particular, sin que hasta la fecha se haya tomado decisión alguna al respecto.

La actividad financiera cooperativa ejercida por 187 entidades, que cuentan con vigilancia de la Superfinanciera (6) y de la Supersolidaria (181), cumple con requerimientos de regulación prudencial e inscripción al seguro de depósito de Fogacoop que garantizan su idoneidad para actuar en el mercado financiero y por ello su buen nombre no puede resultar afectado con este tipo de operaciones.

Por ello Confecoop hace también un llamado a que se denuncien las actuaciones abusivas o sospechosas por parte de entidades que ofrecen servicios financieros de crédito o inversión, de modo que entre todos podamos combatir estas recurrentes prácticas en nuestra economía.

Finalmente, hacemos un llamado a la opinión pública y a los ahorradores para que tomen las precauciones del caso cuando vayan a adelantar operaciones financieras de ahorro y crédito, en el sentido de verificar en las páginas oficiales de la Superintendencia Financiera, de la Superintendencia de la Economía Solidaria, si las entidades con las que aspiran adelantar un trámite están autorizadas para tales operaciones y, en los casos de solicitud de créditos en las cooperativas de aporte y crédito, si éstas aparecen registradas y reportando su información a la Superintendencia de la Economía Solidaria.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente