Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, estaría en Venezuela protegido por un pequeño grupo de combatientes del ELN –la segunda guerrilla más importante de Colombia después de las FARC- que también le estarían brindando resguardo a Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, exjefe negociador de las FARC en La Habana.

Así lo confirmaron este 5 de julio fuentes del Ejército Colombiano, quienes precisaron que el último paradero verificado de Santrich fue en Tierra Grata, zona rural fronteriza con Venezuela en el departamento de Cesar.

Aseguran que el domingo pasado hallaron una carta escrita a mano donde Santrich informaba que pasaría la noche en la casa de su hijo Daniel en Valledupar, la capital de Cesar.

El ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero afirmó en la mañana del jueves que Santrich aún estaría en ese país, aunque reconoció que se encontraba cerca de la frontera con Venezuela.

No obstante, información revelada por Noticias Uno dan cuenta de uniforme de inteligencia que el Ejército le presentó al presidente Duque en el cual la presencia de Santrich en el vecino país deja de ser una hipótesis y se afirma como una realidad. Infobae reprodujo el trayecto exacto que siguió:

“Señala el informe que en la madrugada del domingo Jesús Santrich fue sacado del ETCR de Tierra Grata y en dos camionetas de alta gama, es decir con escolta. Así cruzó los municipios de San Juan del Cesar y Albania hasta llegar a Manaure en La Guajira. Allí hizo su primera parada, luego continuó hasta el municipio de Maicao y siguió a pie hasta el paso fronterizo de Paraguachón. A pie cruzó la trocha que separa Colombia con Venezuela y del otro lado fue recogido por emisarios de Iván Márquez, presuntamente miembros del ELN, que lo llevarían a reunirse con el excomandante guerrillero y con Gentil Duarte, el primer alto rango de las FARC en desertar del proceso de paz y quien hoy comanda las disidencias de esa guerrilla”, explican.

Santrich está citado para comparecer ante la Corte Suprema de Justicia el próximo 9 de julio en el proceso que se le adelanta por presunto concierto para delinquir con fines de narcotráfico. El sujeto también fue pedido en extradición por el gobierno de los Estados Unidos.

De no comparecer ante la Corte Suprema, al exguerrillero se le podrían activar nuevamente sus órdenes de captura.