Daniela, una colombiana, se pasó el 16 de julio buscando por su casa su sujetador de silicona. Hasta que se dio cuenta de que su padre lo había metido en el congelador pensando que se trataba de una pechuga de pollo. La chica lo publicó en Twitter y la historia se ha hecho viral, publica Clarín.

Si tiene forma de pechuga de pollo y color de pechuga de pollo, entonces tiene que ser una pechuga de pollo, tuvo que pensar su padre, quien encontró el sujetador de silicona por la casa y, al no estar muy familiarizado con él, decidió meterlo en el congelador.


Pasadas unas horas, Daniela empezó a echar de menos el sostén. Tras buscarlo sin descanso y sin éxito, le preguntó a su padre si lo había visto. Tras una pequeña pausa, este empezó a reírse y explicó a su hija lo sucedido.

La historia de Daniela tiene miles de retuits y de respuestas en la red social. Muchos de ellos respondiendo con sorna, ‘memes’ e imágenes riéndose de la comparación y del malentendido de su padre.