Conmemoración del día distrital del comunero

241
cartagena de indias

Este domingo 26 de julio, se conmemoran 33 años de la primera elección de Juntas Administradoras Locales (JAL) en el Distrito de Cartagena de Indias (1987 – 2020).   Las cuales se realizaron el día 26 de julio de 1987, durante la Primera Administración, del Primer Alcalde elegido popularmente en Cartagena, Dr. Manuel Domingo Rojas Salgado. Fue Presidente del Concejo, el finado Argemiro Bermúdez y Secretario de Gobierno, el Exalcalde Carlos Díaz. Coadyuvaron bastante, Asdrúbal Recuero, Leobardo Marrugo, Augusto Martínez, Arsanios Peñate. Por tan trascendental e histórico acontecimiento, ésta fecha fue consagrada mediante Acuerdo del Concejo: “Día Distrital del Comunero”. Tan significativo este incomparable inicio del Proceso de Participación y Descentralización, que sirvió de Escuela a otras Capitales y ciudades del país, como Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Tunja, Barrancabermeja e incluso a Bogotá D.C., entre otras. Lo que indica que todo el Gobierno Distrital; debe brindarle el apoyo que amerita, por tener una jerarquía innegable.

Se trata del Acuerdo 015 del 8 de Agosto de 1996, que obliga al Alcalde en ejercicio, a suscribir contratos o convenios con entidades como el SENA, la ESAP, UNAD y la UdeC, etc.(ratificado también por las Leyes (1551 de 2012, 1617 de 2013); con el fin de adelantar un mayúsculo programa de capacitación y cualificación sobre temas relacionados con la Participación Ciudadana y Comunitaria a los Ediles de las JAL y a los miembros de las Organizaciones de Juntas de Acción Comunal (JAC), el cual deberá ser clausurado anualmente cada 26 de julio. De igual forma, el Acuerdo obliga a crear el “Premio Distrital del Comunero”, para ser entregado anualmente, cada 26 de julio, al Edil o Edilesa de las JAL y/o de las JAC que se haya o se hayan destacado en el respectivo año por su labor cívica, comunal, social o comunitaria. Luego, el Aniversario de las JAL no debería, pasar desapercibido por la Administración, por las Fuerzas Dolientes del Distrito, ni por ningún cartagenero que le duela realmente Cartagena; ya que tiene trascendencia, no sólo a nivel local, sino en el ámbito departamental, regional y nacional.

Por ser pioneros y precursores de este proceso de Descentralización y Participación Ciudadana en el país y por el sobresaliente liderazgo, capacidad de gestión y resultados positivos. Recordamos a auténticos dirigentes Cívicos, Comunales, Sociales y Comunitarios del talante de: Fermín Berrío, Benjamín Maza, Tomás Batista, Jesús Cogollo, Campo Elías Moreno, Eduardo Ugarriza, Jesús Amador, Álvaro Puerta Ruiz, Fernando Fernández, Ángel Palacios, Augusto Martínez, Julio Ramos, José Hernández, Arsanios Peñate, Gabriel Cassiani, Nelson Polo, Carmenza Morales, José Meléndez, Edinson Calvo, Alfredo Corcho, Aníbal Urzola, Teobaldo Cavadía, Manuel Palmieri, Román Torres, Abraham Mercado, Gustavo Marrugo, Inilse Mercado,  Diógenes Arrieta, Fausto Castaño, Alfonso Herrera, José Guillermo Torres, Bernardo Romero, Ramón Paternina, Edilberto Licona, Ariel Beltrán, Jaime Peña, Alberto Arellano, Pedro Buendía, Alfredo Corcho  y otros importantes amigos y amigas que sería muy prolijo enumerar.

Recordemos que desde antes de la aprobación de la Ley 11 de 1986, auténticos dirigentes Comunales, sociales y comunitarios de Cartagena; nos dedicamos con mucho tesón, unidos y organizados, a la gran tarea de exigir a las autoridades competentes; la apertura de espacios a una verdadera Democracia Participativa, en las instancias y escenarios donde se toman las decisiones que afectan al pueblo. Pero injustificadamente, ha habido toda clase de obstáculos y sofismas de distracción, quizás por temor a ser desplazados. Sin embargo, en su momento se logró avanzar bastante en este proceso. Infortunadamente también, los que desde entonces han ostentado el poder, impidieron la consecución de mayores reivindicaciones de las organizaciones sociales de base. Es insólito además, que las JAL hayan disminuido ostensiblemente el ritmo de su protagonismo histórico. Pero tenemos la esperanza que esta mentalidad y actitud se transformará y mejorará al máximo. No se debe permitir que el proceso se estanque y menos que retroceda. Para ello, hay que aplicar siempre, el principio de la priorización del interés general sobre el particular. Acabar con la corrupción de todo tipo.

Lamentamos también, que el conformismo, el egoísmo, la apatía y la indiferencia ciudadana; asimismo la falta de voluntad política de los Alcaldes y Concejales, para instituir y profundizar la Descentralización y Democracia Participativa, han permitido que el proceso se encuentre estancado.  Es un fenómeno que se presenta desde lo local hasta lo nacional y que muestra una grave situación estructural que merece una aproximación más cultural, ético, sociológico y antropológico que el meramente jurídico. En ese sentido, la Dirigencia Cívica, Comunal, Social, Comunitaria y la sociedad civil cartagenera en general; necesitan, no solo ser objeto de políticas públicas de participación concertadas; sino ante todo ser sujeto activo de espacios de transformación ética, social, cultural y política. Mejor dicho, requiere para su cabal reconocimiento que se le brinde “Participación” en el más amplio y legítimo sentido de la palabra.  Hemos planteado que urge la Reestructuración y aumento del número de las Localidades. Tenemos el Anteproyecto de Acuerdo elaborado. Hasta ahora el Alcalde Distrital, William Dau Chamatt, ni el Concejo Distrital, no se han pronunciado públicamente, pero ojalá más temprano que tarde den muestras fehacientes de querer oxigenar, reactivar y de fortalecer este proceso de vital importancia. En consonancia con todo lo anterior, el reto de la Dirigencia Cívica, Comunal, Social y Comunitaria; es exigir al Alcalde y al Concejo Distrital, hacer realidad la Reglamentación e implementación de la Ley 1617 de 2013.

Por: Benjamín Maza Buelvas