En Colombia, el bilingüismo se ha vuelto una necesidad no solo personal sino también profesional, toda vez que da la oportunidad de acceder a mejores ofertas y condiciones de trabajo si se cuenta con el conocimiento de una segunda lengua.

Hasta 2015, un informe del Departamento Nacional de Planeación (DNP) concluyó  que al menos 1,2 millones de colombianos hablaba inglés y solo el 54% estaba certificado. Aunque a la fecha, no ha tenido gran variación, si hay más consciencia sobre la importancia de formarse y presentar los exámenes internacionales que den respaldo del nivel aprendido en academias avaladas y certificadas.

Al día de hoy, ya casi no hay limitantes para educarse. Sin embargo, se debe estar muy atento a que las academias brinden seguridad en el proceso formativo de los estudiantes, que cuenten con metodologías avaladas por los entes regulatorios como Bureau Veritas y tengan certificaciones como: Iso 9001:2015 – NTC: 55555: 2011 y NTC 5580: 2011”, afirma Sandra Castellanos, directora Académica de Programas Corporativos y Personalizados de la Academia de Idiomas Smart.

Ya sea virtual o presencial, la selección de una academia de idiomas no debe quedar al azar, ya que puede representar inconvenientes a futuro para el estudiante, si estas no cuentan con el aval de organismos internacionales que certifiquen en calidad o autoridades nacionales que  acrediten para la enseñanza.

“Los riesgos aumentan cuando las personas no saben ante qué entidad realizan un curso de inglés. Se han visto casos en los que no se certifican las academias ante las Secretarías de Educación o los profesores no cuentan con formación o con un diploma internacional que los avala en la enseñanza de idiomas”, recalcó Castellanos.

¿Cómo escoger una academia certificada?

  • Evalúe ante los entes como la Secretaria de Educación su ciudad, si la academia se encuentra registrada como tal.
  • Solicite información sobre las garantías y certificaciones con las que cuenta la institución para impartir este tipo de enseñanza que debe ser otorgado por entes certificadores tal como: Bureau Veritas, que es una de las entidades certificadoras reconocidas y acreditadas por el Organismo Nacional de Acreditación en Colombia (ONAC).
  • Pida el programa educativo y revise si está alineado al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas que establece los niveles A1, A2, B1, B2, C1 y C2 que indican las destrezas y la profundidad del aprendizaje.
  • Los profesores que sean parte del programa deben contar con diplomas que respalden su formación y que estén en la capacidad para enseñar.
  • Consulte si las pruebas internacionales que ofrece la institución cuenta con el respaldo de instituciones internacionales como Cambridge Assessment English y Michigan Language Assessment.
  • En su proceso de aprendizaje, además de proveerle el material didáctico acorde a su nivel la academia también debe entregarle los resultados de sus evaluaciones y avances.
  • Realice una visita a la institución para conocer y verificar el estado de sus instalaciones.
  • Si la academia no cumple con lo prometido ni sus expectativas, recuerde que puede acudir a entes como la Superintendencia de Industria y Comercio.