Consumidores culpables del mayor impacto en el medio ambiente

123

ConsumidorExiste una nueva conciencia general de que China y su gran sector industrial generan más emisiones de carbono que ningún otro país en el mundo – una de las razones por lo que la nación tiene severos problemas de smog y contaminantes.

Pero de acuerdo con un nuevo estudio, si quieres saber lo que en realidad está impactando al planeta, necesitas ver más allá de los factores primarios obvios que afectan al ambiente – como la industria y la agricultura – y más bien darte cuenta que necesidades buscan cumplir.

Desde esa perspectiva, los investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, dicen que son los consumidores del hogar quienes más afectan al planeta. En otras palabras, antes de comenzar a culpar a países enteros por el estado de nuestro planeta, probablemente deberíamos estar notando nuestros hábitos y demandas.

En el análisis, publicado en Journal of Industrial Ecology, los investigadores examinaron el impacto ambiental de los consumidores de 43 países y 5 regiones del resto del mundo.

Al medir los impactos secundarios – es decir los efectos ambientales de producir bienes y productos que compramos a diario – los investigadores descubrieron que los consumidores son responsables de más del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero y hasta el 80% de la utilización del agua en el mundo.

Al observar el impacto de los consumidores basándose en el lugar donde viven, los investigadores descubrieron un patrón: mientras más rico es un país, sus habitantes consumen más y el impacto de los individuos en el planeta es mayor.

Los hallazgos muestran que E.U.A. es el peor cunado se trata de emisiones de gases invernadero per cápita, con una huella de carbono equivalente a 18.6 toneladas de CO2. Seguido por Luxemburgo con 18.5 toneladas y Australia con 17.7 toneladas. En contraste, la huella de carbono per cápita en China es de 1.8 toneladas de CO2 y el promedio global es de 3.4 toneladas.

Aunque los resultados no buscan humillar a los habitantes de cada país, los investigadores esperan que ayuden a dar una idea más clara de cómo el comportamiento de los consumidores contribuye al impacto ambiental, y como todos podemos hacer cambios positivos respecto a nuestro enfoque personal de consumo.

De acuerdo con los autores, dos de las formas más sencillas de reducir nuestro impacto es consumir menos carne y analizar bien lo se necesita comprar para no adquirir productos que no sean necesarios.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente