Contador da el susto en la victoria de Cavendish

165

Mark CavendishMinutos antes, en el parque cerrado de la salida en Mont-Saint-Michel, el comentario en el corrillo de los ciclistas era que esta primera jornada de la ronda gala, de 188 kilómetros, tenía más miga de la que se le suponía, que iba a estar marcada por los nervios iniciales y que había que ir con cuidado. Pero, pese a todas estas precauciones lo que nadie podía imaginar era que el estreno de la ronda gala iba a estar marcado por la dura caída protagonizada por uno de los principales candidatos a la victoria final, Alberto Contador.

Revolcón de Contador

La dura caída del líder del Tinkoff se producía a -78,1 kilómetros de meta, justo al pasar una isleta que todos los corredores pasaban por dónde podían, por la derecha, por la izquierda o saltando por el centro. Justo a la salida de la isleta, en plena curva, Contador se iba al suelo, dando una voltereta sobre el asfalto, viéndose afectado el integrante del Sky Luke Rowe.

La contundencia de la caídea hizo temer lo peor, sobre todo cuando las cámaras de televisión mostraron el maillot roto a la altura del hombro de Contador, con signos de sangre, rasguños y moratones, pero por fortuna todo quedó en un gran susto. Contador tuvo que cambiar de bici, de zapatilla derecha y fue atendido por la doctora del Tour en carrera, pero puedo reincorporarse a la carrera gracias al trabajo de su equipo y a que el pelotón aminoró la marcha.

Este incidente sirvió para que los cinco escapados del día Paul Voss (Bora-Argon) -primer líder de la montaña después de pasar primero en las dos primeras cotas de la carrera, ambas de 4ª, Côte d’Avranches y Côte des falaises de Champeaux- Howard (IAM), Howes (Cannondale), Barta (Bora-Argon) y Delaplace (Fortuneo) siguieran buscando una aventura que parecía condenada al fracaso, dado el perfil de esta primera etapa: ideal para sprinters. En el último tercio de etapa sólo quedaron en cabeza Howes y Delaplace.

Cavendish, primer maillot amarillo del Tour

El pelotón los tuvo en todo momento controlados, hasta que impuso su ley a falta de poco más de cinco kilómetros, antes de la larga recta previa a la meta. A 70 km/h los equipos de los sprinters tomaban sus posiciones. Se dejaron ver en cabeza los Katusha, Etixx, los Dimension Data y los Lotto. Ya en los últimos compases de la etapa, a falta de 500 metros, y tras una dura caída en la parte media de cabeza de carrera, Peter Sagan protagonizó un ataque brutal, quizá demasiado lejano. Pura potencia, el de Tinkoff tuvo la victoria en su mano, pero apareció Mark Cavendish por su izquierda y le arrebató por un suspiro la victoria, siendo Marcel Kittel el segundo clasificado de la etapa.

De esta forma, el ciclista británico del Team Dimension Data se vestía de amarillo por primera vez en el Tour de Francia, logrando la cuarta victoria de la temporada, la 22ª en la romda gala, que no lograba desde el pasado 22 de mayo en la Vuelta a California.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente