Contraloría General de la República. Foto cortesía,

La Contraloría General de la Nación reveló en auditoría de cumplimiento que continúan las deficiencias en contratos de dispensación de medicamentos, para personal uniformado de las fuerzas militares, de la Policía Nacional y sus beneficiarios.

El informe reza de la siguiente forma:

“La Contraloría General de la República evidenció nuevamente deficiencias en la prestación del servicio de dispensación de medicamentos al personal de las Fuerzas Militares y sus beneficiarios, por parte de la firma Droservicio, contratada para este fin por la Dirección de Sanidad Militar y el Hospital Militar Central”.

Así se desprende de una Auditoría de Cumplimiento al Sistema de Salud de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional y a la prestación de servicios de salud y dispensación de medicamentos para la vigencia 2016.

Según la Contraloría, las deficiencias detectadas en la prestación del servicio a cargo del Operador Logístico (Droservicios), se continúan dando sin que Sanidad Militar haya adoptado los correctivos necesarios.

Gran parte de las pruebas y los hallazgos detectados en esta auditoría, giraron en torno a la ejecución de los contratos de Suministro y dispensación de medicamentos que la Dirección de Sanidad Militar y el Hospital Militar Central suscribieron en forma conjunta con la firma Droservicio (contratos Nos. 060 de 2014 por $434.326.9 millones y 203 de 2014 por $156.241 millones respectivamente). Estos contratos están actualmente vigentes y con fecha de finalización a junio de 2018, comprometiéndose recursos superiores a $590.000 millones, para 4 vigencias fiscales.

Debido a la declaratoria de inexequibilidad de la Función de Advertencia, que permitía al Contralor General de la República advertir sobre operaciones o procesos en ejecución, para prevenir graves riesgos que comprometieran el patrimonio público, y en especial a la delimitación temporal que planteó la Corte Constitucional para el ejercicio de las competencias del Órgano de Control Fiscal, el examen a los contratos señalados se limitó a evidenciar deficiencias en la ejecución de los mismos, sin que sea posible configurar por ello posibles daños patrimoniales, que permitan iniciar procesos de recuperación de recursos.

En atención a las restricciones constitucionales y legales enunciadas, la Contraloría General de la República solo podrá abordar el examen a la ejecución de los recursos comprometidos, con posterioridad a la finalización y liquidación de los contratos, no obstante continuará evaluando las acciones de mejoramiento propuestas por las entidades contratantes, como resultado a los informes de auditorías adelantadas.

Vale recordar que desde la vigencia 2015 la Contraloría reprochó en el informe de auditoría efectuado al Hospital Militar Central, el incumplimiento de indicadores de solvencia económica por parte del proponente Droservicio, a pesar de lo cual le fue adjudicado el contrato de dispensación de medicamentos para el Sistema de Salud de las Fuerzas Militares, colocando en riesgo de liquidez la proveeduría de medicamentos para la población usuaria.

Esta situación, de la cual se dio traslado a la Procuraduría General de la Nación, se ha materializado a lo largo del plazo de ejecución contractual y se configura como la principal deficiencia que afecta la efectiva prestación del servicio a la población cotizante y beneficiaria.

Incumplimientos en dispensación y suministro de medicamentos

Dentro de los resultados arrojados en los ejercicios auditores efectuados a las vigencias 2014, 2015, 2016 y 2017 parcial, la Contraloría ha evidenciado porcentajes de incumplimiento en la dispensación de medicamentos (12%), superiores al porcentaje pactado contractualmente (máximo 2%).

También se evidencian tiempos de respuesta en promedio mayores a los aceptados en el contrato, sin que se evidencien acciones preventivas ni correctivas o sanciones contractuales eficaces por parte de las entidades contratantes, en desarrollo de su función de supervisión, cuando el plazo contractual se ha agotado en más de un 80%.

Otra de las pruebas adelantadas consistió en una visita a la bodega de medicamentos del Operador Logístico (Droservicios Ltda), con el fin de verificar el stock de inventario de medicamentos para el suministro y dispensación a los usuarios del subsistema de Salud de las Fuerzas Militares-

Se encontró que los niveles de servicio en la modalidad de suministro de medicamentos del tercer trimestre del 2017 en los 54 Establecimientos de Sanidad Militar (Ejército, Armada y FAC), fueron del 87%, lo que indica que no cumplió con el nivel del 96% pactado para esta modalidad.

Así mismo, se observó que el nivel de servicio en la modalidad de Dispensación del periodo de octubre 15 a noviembre 15 de 2017 de los Establecimientos de Sanidad Militar fue del 91.4%, incumpliendo el nivel de servicio del 98% pactado para esta modalidad.

Faltan existencias de medicamentos, en bodega

A su vez, en la prueba física de inventario se comprobó la falta de existencias de medicamentos en la bodega central (CENDIS), incidiendo en que las farmacias de los diferentes Establecimientos de Sanidad Militar no tengan los medicamentos (alto costo y alta rotación), para la dispensación oportuna a los usuarios, generando el incremento de medicamentos pendientes por más de 48 horas, desmejorando de manera significativa la calidad y la efectividad en la prestación del servicio de salud.

De estos hallazgos también se ha dado traslado a la Procuraduría General de la Nación, para las respectivas investigaciones disciplinarias.

Otros resultados preocupantes

La Auditoría de Cumplimiento al Sistema de Salud de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, permitió comparar costos de intermediación pactados en los contratos de operación de medicamentos en el Subsistema de Salud de la Policía, y los del Subsistema de salud las Fuerzas Militares.

Al hacer este ejercicio se encontró que en el primero de los casos (Policía Nacional) se pactaron márgenes de 4,8% para dispensación y suministro, mientras para el caso de las Fuerzas Militares se pactaron márgenes del 11,75% y 4,75% respectivamente.

La situación detectada, además de contrariar la directriz de compras unificadas, no atiende criterios de economías de escala y optimización de recursos públicos, lo que motivó traslado a la Procuraduría General de la Nación para su eventual examen.

Adicionalmente y dentro del objetivo específico de evaluación de la adecuada prestación de los servicios de salud, la Contraloría detectó la persistencia de pobres resultados en relación con las inversiones por $48.097 millones efectuadas para la implementación del Sistema de Información del Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares dentro de las vigencias 2014-2017.

A pesar de los recursos comprometidos y pagados, solo 56 de los 156 Establecimientos de Salud Militar tienen implementados los módulos desarrollados, lo que equivale a un cubrimiento del 35% a un año de finalización del proyecto.

Crece insatisfacción de usuarios

En otros de los frentes materia de auditoría, el Órgano de Control evaluó el Sistema de Peticiones, Quejas y Reclamos de los Subsistemas examinados, detectando la insatisfacción de los usuarios del Subsistema de Policía en el departamento de Boyacá en relación con los plazos de asignación de citas en diferentes especialidades, los cuales oscilan entre 3 y 4 meses. La existencia de índices de demanda insatisfecha fue constante en el Sistema de Salud.

Constante rotación de personal en el Hospital Militar

Por su parte, la principal observación detectada en la gestión misional del Hospital Militar, consistió en la falta de continuidad de los tratamientos de medicina especializada y la constante cancelación de procedimientos, derivados en gran medida en la vinculación mayoritaria de especialistas por contrato de prestación de servicios, lo que lleva a una constante rotación de personal asistencial que dificulta un adecuado seguimiento de los casos atendidos por el Sistema.

Beneficio de Auditoría por reducción de tarifas de servicios

En el informe a la gestión de la Dirección General de Sanidad Militar para la vigencia 2015, la Contraloría detectó que en el convenio interadministrativo No. 01 de 2015 celebrado con el Hospital Militar Central, se establecieron las tarifas a cobrar por parte de esta entidad, sin tener en cuenta las recomendaciones del Comité Evaluador de la Dirección de Sanidad Militar, lo que llevó a que todas las tarifas estuvieran por encima del valor estipulado por dicho Comité, e incluso por encima de las tarifas de 10 IPS de Bogotá.

Tal hecho llevo a estimar un posible sobrecosto del 20% en los procedimientos contratados y pagados al Hospital, por un valor de $43.276.5 millones.

Una vez programada la Auditoría de Cumplimiento, la Contraloría evaluó las acciones correctivas adoptadas por las entidades involucradas para la vigencia 2017, donde se evidenció una renegociación de tarifas en el Convenio Interadministrativo No. 2 de 2017, que significó un ahorro para la entidad por valor de $3.108 millones para el primer semestre de 2017, constituyéndose de esta forma en un beneficio del ejercicio auditor en favor del Presupuesto Nacional.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente