¿Qué es un contrato de futuros?

Los futuros son contratos financieros que obligan (utilicemos esta palabra adecuadamente) al comprador a adquirir un activo o al vendedor a vender un activo, tal y como puede ser el caso de un producto físico o un instrumento financiero, en una fecha futura y a un precio predeterminado.

Los contratos de futuros detallan la calidad y cantidad del activo subyacente. Están estandarizados para facilitar la negociación en un mercado de futuros. Algunos contratos de futuros pueden exigir la entrega física del activo, mientras que otros se liquidan en efectivo.

Los mercados de futuros se caracterizan por la capacidad de utilizar un apalancamiento muy alto en relación con los mercados de valores.

Los futuros pueden ser utilizados para cubrir o especular sobre el movimiento del precio del activo subyacente. Por ejemplo, un productor de aceite de girasol podría utilizar los futuros para asegurarse un cierto precio y reducir el riesgo o cualquiera podría especular sobre el movimiento de los precios del girasol, operando en largo o corto plazo utilizando futuros.

Diferencia entre “opciones” y “futuros”.

La diferencia principal entre “opciones” y “futuros” es que las opciones dan al tenedor el derecho a comprar o vender el activo subyacente al vencimiento, mientras que el titular de un contrato de futuros está obligado a cumplir con los términos de su contrato. En la vida real la tasa de ejecución real de los bienes subyacentes especificados en los contratos de futuros es muy baja, ya que los beneficios de los contratos de cobertura o especulación se pueden tener en gran medida sin llegar a mantener el contrato hasta el vencimiento y la entrega de la mercancía. Por ejemplo, si operara en largo en un contrato de futuros, podría operar en corto con el mismo tipo de contrato para compensar su posición. Esto sirve para salir de su posición, al igual que la venta de una acción en los mercados de valores cierra una operación.

Trading con futuros en el mercado.

Los contratos de futuros se utilizan para gestionar los posibles movimientos de los precios de los activos subyacentes. Si los participantes del mercado anticipan un aumento en el precio de un activo subyacente en el futuro, podrían posiblemente ganar al adquirir el activo en un contrato de futuros y venderlo posteriormente a un precio más alto en el mercado al contado o aprovecharse de la diferencia de precio favorable a través de la liquidación en efectivo. Sin embargo, también podrían perder si el precio de un activo llegara a estar por debajo del precio de compra especificado en el contrato de futuros. Por el contrario, si se espera que el precio de un activo subyacente caiga, algunos pueden vender el activo de un contrato de futuros y comprar de nuevo más tarde a un precio más bajo en el mercado al contado.

La cobertura con futuros.

El propósito de la cobertura no es sacar provecho de los movimientos de precios favorables, sino evitar las pérdidas por los cambios de precios que puedan ser desfavorables y, en el proceso, mantener un resultado financiero predeterminado según lo permitido por debajo del precio de mercado actual. Cuando se gana en los contratos de futuros, siempre hay una pérdida en el mercado ocasional, o viceversa. Con la compensación de dicha pérdida y ganancia, la cobertura bloquea el precio actual aceptable del mercado.

¿Cómo se realiza el trading con futuros?

Aunque ya lo hemos dicho varias veces, es importante tener en cuenta que el mercado de futuros no es para todos. El trader puede invertir en el mercado de futuros de distintas maneras, pero antes de dar este paso, debe estar seguro del nivel de riesgo que está dispuesto a asumir.

Si quiere operar con futuros, tiene que comprender bien cómo funcionan el mercado y los contratos, además tendrá que determinar cuánto tiempo, atención e investigación puede dedicar a la inversión, por lo que es importante que hable con su agente y le haga preguntas antes de abrir una cuenta de futuros.

A diferencia de los operadores tradicionales de renta variable, a los operadores de futuros se les aconseja utilizar solo los fondos de «capital de riesgo», ya que los riesgos son altos. Una vez que haya tomado la decisión inicial de entrar en el mercado, la siguiente pregunta que debería hacerse es:

¿Cómo realizar trading con futuros?

A continuación les brindamos tres diferentes formas de operar con futuros:

  1. Operar por su propia cuenta:
    Como inversor, usted puede operar con su propia cuenta sin la ayuda o consejo de un agente. Esto implica un mayor riesgo porque se convierte en el responsable de la gestión de los fondos, por lo que ordena las operaciones, mantiene los márgenes, tiene que mantenerse informado y hacer su propio análisis del mercado y ver cómo se moverá en relación con el producto en el que ha invertido. Requiere tiempo y atención completa al mercado.
  2. Operar por medio de una cuenta administrada:
    Otra forma de participar en el mercado es mediante la apertura de una cuenta administrada, similar a una cuenta de patrimonio. Su agente tendría el poder de negociar en su nombre, en función de las condiciones acordadas cuando se abre la cuenta. Este método podría disminuir su riesgo financiero, porque un profesional tomaría decisiones informadas en su nombre. Sin embargo, todavía sería responsable de las pérdidas sufridas, así como de los ajustes de margen. Además, probablemente tendría que pagar una comisión de gestión adicional.
  3. Operar uniéndose a un consorcio de bienes tangibles:
    Una tercera manera de entrar en el mercado, y que ofrece el menor riesgo, es unirse a un consorcio de bienes tangibles. Al igual que un fondo de inversión, el consorcio de bienes tangibles es un grupo de productos en los que puede invertirse. Nadie tiene una cuenta individual, sino que los fondos se combinan con los demás y se negocian como si se tratase de uno solo. Las ganancias y pérdidas son directamente proporcionales a la cantidad de dinero invertido. Al participar en un consorcio de bienes tangibles, también tendrá la oportunidad de invertir en diversos tipos de productos básicos. No está sujeto a requisitos de cobertura. Sin embargo, es esencial que lo gestione un agente experto, porque los riesgos de los mercados de futuros están todavía presentes en el consorcio de bienes tangibles.

¿Quiénes son los participantes del mercado de futuros?

Los participantes del mercado de futuros se dividen en dos categorías:

  • Los “hedgers”.
  • Los especuladores.

A continuación les explico más detalladamente, quienes son estos personajes en el mercado de los futuros y en qué se diferencian unos de los otros:

  1. Los hedgers:
    Los agricultores, los fabricantes, importadores y exportadores pueden considerarse hedgers. Un hedger compra o vende en el mercado de futuros para fijar el precio futuro de un producto destinado a ser vendido en una fecha posterior en el mercado de dinero en efectivo. Esto ayuda a proteger contra los riesgos de precio. Los titulares de la posición larga en los contratos de futuros (los compradores de la mercancía) tratan de asegurar un precio tan bajo como sea posible. Los titulares de posiciones en corto del contrato (los vendedores de la mercancía) quieren asegurar un precio tan alto como sea posible. El contrato de futuros, sin embargo, proporciona un precio definitivo para ambas partes, lo que reduce los riesgos asociados a la volatilidad de los precios. Cubrirse por medio de contratos de futuros también puede servir como medio para bloquear un margen de precio aceptable entre el coste de la materia prima y el precio de venta del producto final vendido.
  2. Los especuladores:
    Sin embargo, otros participantes del mercado no tienen como objetivo minimizar el riesgo, sino que se beneficien de la naturaleza de riesgo del mercado de futuros. Estos son los especuladores, y su objetivo es aprovechar el cambio de precio del que los hedgers se intentan proteger. Los hedgers quieren minimizar el riesgo, independientemente del producto en el que inviertan, mientras que los especuladores quieren aumentar el riesgo y por lo tanto maximizar sus beneficios. En el mercado de futuros, un especulador que compra un contrato a precio bajo con el fin de vender caro en el futuro probablemente compraría este contrato de un hedger que lo vendería bajo ante la posible caída de los precios en el futuro.

A diferencia del hedger, el especulador en realidad no busca ser dueño de la mercancía en cuestión. Más bien al entrar en el mercado lo que busca es obtener ganancias mediante la compensación ante la subida y bajada de precios a través de la compra y venta de contratos.

En un mercado de continuos cambios, los especuladores y hedgers se benefician entre sí. Cuanto más se acerque la fecha de vencimiento del contrato, más sólida será la información relacionada con el producto en cuestión. Por lo tanto, todos pueden esperar un reflejo más exacto de la oferta y la demanda y el precio correspondiente.

El Holding financiero internacional FIBO Group, les ofrece a sus usuarios, una amplia gama de servicios para realizar su trading, aumentar su calificación y un apoyo permanente en cuando a la información necesaria para su eficaz trading.