Los que intentaron desconocer el mandato de Lenín Moreno y fueron expulsados del partido oficialista Alianza País se reunieron este martes con el expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

El encuentro causó malestar en los seguidores del gobierno actual, al punto que intentaron truncar la jornada de Correa.

La presencia de la Policía ecuatoriana fue necesaria para evitar alteraciones del orden público tras los incidentes que iniciaron en el norte de Quito.

El exmandatario dio un discurso en el exterior de la central de su partido refiriéndose a los hechos de corrupción en el gobierno de Moreno.

Los contradictores de Rafael Correa se apostaron a las afueras protestando por su retorno al país.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente