Un grupo de investigadores del Departamento de Química de la Universidad de Oxford, en colaboración con colegas de universidades e instituciones del Reino Unido, China y Arabia Saudita, han desarrollado un método para convertir residuos plásticos en hidrógeno que se puede utilizar como combustible y carbono sólido de alto valor.

Esto se logró con un nuevo tipo de catálisis desarrollado por el grupo que utiliza microondas para activar las partículas de catalizador y «eliminar» el hidrógeno de los polímeros de manera efectiva, reseña El Periódico de la Energia

Los hallazgos, publicados en Nature Catalysis , detallan cómo los investigadores mezclaron partículas de plástico pulverizadas mecánicamente con un catalizador de microondas de óxido de hierro y óxido de aluminio. La mezcla se sometió a un tratamiento con microondas y produjo un gran volumen de hidrógeno y un residuo de materiales carbonosos, la mayor parte de los cuales se identificaron como nanotubos de carbono.

Este rápido proceso de un solo paso para convertir plástico en hidrógeno y carbono sólido simplifica significativamente los procesos habituales de tratamiento de residuos plásticos y demuestra que más del 97% del hidrógeno del plástico se puede extraer en muy poco tiempo, en un método de bajo costo con sin apenas carga de CO2.

El nuevo método representa una solución potencial atractiva para el problema de los residuos plásticos; en lugar de contaminar nuestra tierra y océanos, los plásticos podrían usarse como materia prima valiosa para producir combustible de hidrógeno limpio y productos de carbono con valor agregado.

El profesor Peter Edwards dijo: “Abre un área de catálisis completamente nueva en términos de selectividad y ofrece una ruta potencial al desafío del Armagedón de los residuos plásticos, particularmente en los países en desarrollo como una ruta hacia la economía del hidrógeno, permitiéndoles efectivamente dar un salto en el uso exclusivo de combustibles fósiles».