Corea del Norte realiza su quinta prueba nuclear

342

Corea del Norte ha vuelto a desafiar a la comunidad internacional con su quinta prueba nuclear, la segunda de este año, según confirmaron los Gobiernos de Corea del Sur y Japón. Esta es la principal hipótesis de Seúl para explicar un terremoto de magnitud 5,3 que se detectó en territorio norcoreano, un seísmo “artificial” cuyo epicentro se situó cerca del enclave donde el régimen acostumbra a realizar ensayos nucleares. Los medios norcoreanos no han confirmado la prueba ni sus resultados.

El terremoto ocurrió a las 9.30 hora surcoreana del viernes (0.30 hora GMT) cerca de la base de Punggye-ri, situada en el noreste del país, donde se realizaron las cuatro pruebas anteriores. La última de ellas fue en enero, cuando el régimen liderado por Kim Jong-un aseguró haber detonado con éxito una bomba hidrógeno.

“Teniendo en cuenta la localización y la magnitud de la actividad sísmica, es probable que el terremoto lo haya causado un artefacto nuclear”, aseguró inicialmente una fuente del Gobierno surcoreano a la agencia oficial Yonhap. Horas más tarde, el ministerio de Defensa estimó que la explosión tuvo una potencia de diez kilotones. De ser así, este ensayo atómico podría convertirse en el mayor realizado hasta la fecha. La energía liberada por las bombas de Hiroshima y Nagasaki fue de 15 y 20 kilotones, respectivamente. El Ministerio de Medio Ambiente chino está midiendo los niveles de radiación a lo largo de su frontera con Corea del Norte, informó la televisión estatal CCTV.

Corea del Norte había llevado a cabo cuatro pruebas nucleares hasta hoy: en 2006, 2009, 2013 y la última en enero de 2016. Todas recibieron la condena de la comunidad internacional, pero tras el último ensayo el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó de forma unánime nuevas y duras sanciones económicas contra el país. Pero, lejos de amedrentarse, el régimen ha seguido desarrollando su programa nuclear y de misiles con nuevas pruebas, entre ellas lanzamientos de cohetes desde submarinos. Pyongyang, que había amenazado con otro ensayo nuclear, dice que ya cuenta con la potencia suficiente para llevar a cabo “ataques preventivos”.

Hace tres días, la agencia oficial norcoreana KCNA informó de que el joven Kim “hizo hincapié en la necesidad de seguir cosechando logros milagrosos, uno tras otro, en el fortalecimiento de la capacidad nuclear durante este año histórico”. Estas proclamas son habituales en los medios estatales del país y difícilmente se pueden vincular a pruebas nucleares o de misiles de forma inmediata. Este viernes, sin embargo, coincide con el 68º aniversario de la fundación del país por Kim Il-sung, abuelo del actual líder norcoreano.

El Gobierno de Corea del Sur ha convocado una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad Nacional para evaluar la situación que será presidido por el primer ministro del país, Hwang Kyo-ahn. La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, está de visita oficial a Laos participando en la cumbre de Asia Oriental.

El ensayo llega un momento de tensión en la península coreana. Hace pocas semanas que Estados Unidos y Corea del Sur acordaron desplegar el avanzado sistema antimisiles THAAD para hacer frente a los desafíos de Corea del Norte, algo que despertó recelos en China y que el régimen de Kim se tomó como una amenaza a su existencia. También después de una intensa actividad diplomática en la región tras la cual Tokio, Washington, Seúl y hasta Pekín han acordado cooperar para hacer frente a los exabruptos del régimen norcoreano.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente