Corrupción: El diablo haciendo hostias

617

El reciente informe de Transparencia Internacional, realizado con información anterior al estallido de la ola de corrupción destapado en Colombia –lo que indica que puede ser peor–, ha desnudado a los gobiernos de Álvaro Uribe y a los de Juan Manuel Santos. Una de las grandes conclusiones del documento, que mide la percepción en 176 países, donde el 176 es el más corrupto, revela que entre los gobiernos de Uribe y Santos Colombia pasó del puesto 57 al 90. Así, Colombia es percibida como, no solo una de las naciones más desiguales e inequitativas, sino entre las más corruptas del mundo.

La medición indica que el gobierno perdió la Transparencia sacando un puntaje de 37 sobre 100, deteriorándose la percepción al pasar del puesto 83 al 90, y reitero que no está incluido Odebrecht, el tumbe con las libranzas, etc. La ONG alerta que este índice para las entidades públicas muestra que la Fiscalía y la Procuraduría tienen un riesgo Medio y la Contraloría un riesgo Moderado de corrupción, o sea, que tenemos al “Ratón cuidando el Queso”.

Si esa es la percepción internacional, es más grave el resultado del reciente estudio de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI) sobre la percepción entre 89 empresas de diferentes sectores y tamaños, que revela que el 12,5% de ellas ha sufrido intento de extorsión, es decir, funcionarios públicos que les piden sobornos. Además, el 21,4% indicaron que les pidieron dinero para agilizar o para aprobar trámites.

Según el estudio, los sectores más corruptos son:

  • Salud (74,7%)
  • Aduanas (70,1%)
  • Impuestos (58,6%)
  • Transporte (51,7%)
  • Minería (39,1%)
  • Ambiental (37,9%)
  • Educación (28,7%)

Y por departamentos, los más corruptos son:

  • La Guajira (50%)
  • Chocó (45%)
  • Atlántico (42,5%)
  • Bolívar y Bogotá (37,5%)
  • Cundinamarca (23,8%)

Los trámites con más incidencia de insinuaciones, favorecimientos o entrega de dinero son:

  • Aduanas (62%)
  • Alcaldías (40,3%)
  • Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) y DIAN (37,3%)
  • Autoridad de Licencias Ambientales (29,9%)
  • Secretarías de Tránsito (28,4%)

Por otra parte, el Procurador General anunció que por corrupción se roban cerca de $40 billones anuales.

Ante este hecho, vuelve a salir el presidente Santos a proponer “medidas ejemplarizantes”, que no son más que himnos a la bandera, pues todos estos gobiernos lanzan y pactan tratados por la transparencia solo como una estrategia para pescar incautos.

La corrupción tiene sus raíces en la “mermelada”, que no es otra cosa que un pacto entre la mayoría de la clase gobernante mediante el cual, vía presupuesto de los colombianos, se reparten los recursos “necesarios y más” para hacerse elegir como presidente, vicepresidente, gobernador, alcalde, congresista, diputado, concejal y edil, quienes a la vez, directa o indirectamente, designan a los que los vigilan; pero además, influyen en las designaciones de los magistrados de los Tribunales y del Fiscal General.

Es decir, la corrupción es una política de Estado, propia de la estructura de las Repúblicas Bananeras. El otro problema de los colombianos es que los grandes medios de comunicación y muchos analistas, también fletados con dineros oficiales, miran es la corrupción de los vecinos. Urge un frente amplio para cambiar las estructuras. ¡El diablo haciendo hostias!

Por:JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS
Director Noticiero Tribuna Libre de Opiniòn
Comunicador Social – Periodista
arlexariasarias@yahoo.com