Las criptomonedas están comenzando a colarse en una gran cantidad de mercados, desde música y salud, hasta videojuegos y deportes, todo con la intención de capitalizar el desarrollo tecnológico que representan. Sin embargo, también estarían comenzando a adentrarse en otras actividades, como puede serlo la caridad.

Así lo afirman reportajes recientes, donde se explica que las criptomonedas estarían empezando a utilizarse para apoyar el desarrollo de campañas de caridad en todo el mundo. Pero, ¿cómo estarían logrando utilizar estos activos financieros para brindar apoyo a causas sociales? Esto es lo que sabemos de momento.

Criptomonedas para caridad

Los reportajes explican que cada vez más multimillonarios del mercado estarían realizando donaciones de cientos de millones de dólares en criptomonedas, con el ejemplo más relevante siendo el registrado por la plataforma estadounidense Fidelity Charitable, que alcanzó donaciones de más de $270 millones durante el 2021.

Muchas de las donaciones realizadas con criptomonedas serían para entidades sin fines de lucro de gran tamaño como la Cruz Roja Americana, Save The Children y Action Against Hunger, ya que han invertido en el desarrollo de herramientas que les permiten recibir financiamiento mediante estos activos digitales.

¿Una acción hipócrita?

Si bien donar a caridad siempre sea percibido como algo positivo, lo cierto es que muchos reportes afirman que estas donaciones no serían tan altruistas como se presentan. En primer lugar, muchas de las donaciones se estarían llevando a cabo debido a que es una de las pocas formas que tienen los propietarios de criptomonedas para evitar los impuestos.

No solo estaríamos hablando de impuestos sobre las ganancias, que suelen estar entre los que la mayoría de las personas trata de evitar, sino también los impuestos sobre la renta. Esto se traduce en inversionistas que podrían escaparse de la mayoría de los tributos para el gasto social, cifras que suelen superar con creces a las registradas en sus donaciones.

Adicionalmente, muchas empresas e inversionistas estarían realizando donaciones en criptomonedas no solo para promocionar el uso de estos activos, sino también para posicionarse a sí mismos como innovadores dentro del mercado financiero, algo que no es bien percibido incluso cuando viene acompañado de sumas importantes de dinero.

Pocas organizaciones las aceptan

Las criptomonedas son principalmente un activo de inversión debido a su volatilidad, que las posiciona como una herramienta adecuada para generar grandes retornos sin demasiado trabajo. Por esto es que la mayoría de las personas utiliza servicios de intercambio y bots de inversión como bitcoin era para sacar beneficios de la constante variación en los precios.

Sin embargo, esto no es atractivo para las organizaciones sin fines de lucro, que requieren de un acceso rápido y conveniente a sus fondos para realizar pagos de nómina, alimentos, equipos, medicina, vestimenta, entre otros. Este sería el motivo por el que apenas un pequeño grupo de organizaciones está aceptando este tipo de donaciones.

Gran parte de las ONG que recibieron financiamiento a través de estos activos digitales aseguraron que apenas pudieron deshacerse de un pequeño porcentaje de las criptomonedas recibidas, ya que era sumamente complejo conseguir compradores.

Del mismo modo, el hecho de que las criptomonedas estén estrechamente ligadas a la contaminación ambiental, así como a un sinfín de actividades delictivas (incluyendo el lavado de dinero), ha hecho que muchas organizaciones ni siquiera tengan a estos activos en consideración al momento de recibir financiamiento.

Las criptomonedas estarían cada vez más cercanas al mundo de las organizaciones sin fines de lucro, sin embargo, esto no quiere decir que sean bien recibidas. Aunque el mercado sea sumamente atractivo para los inversionistas, la realidad es que no ocurre lo mismo con la mayor parte de la población.