El mejor padre no es aquel que de vez en cuando le da presentes lujosos a sus hijos, por ejemplo; prendas de oro, zapatos de marca, celulares modernos, computadoras, o algún coche del año… El padre sublime es el que le dedica tiempo especial a sus hijos, es el que brinda afecto sincero en todo tiempo y lugar, es el que apoya a sus hijos en los proyectos que éste emprende, es el que se preocupa por brindarle excelente formación académica e inculcarle los dorados principios de la existencia humana.

Existen padres brillantes, que dignamente viven esforzándose en fiel constancia, para que sus hijos sean excelentes profesionales, ellos se preocupan y se ocupan del bienestar de su familia, que no les haga falta nada, especialmente cariño paternal. Saludos a los padres de todo el mundo que han salido adelante con sus hijos, que quizás su esposa se marchó físicamente del mundo terrenal o quizás por otro motivo los abandonó, pero que él no dejó a sus hijos abandonados, esas son pruebas difíciles que se viven en el mundo real y es sumamente complicado superarlas, ellos son merecedores de felicitaciones verdaderas.

Mi sincera admiración para los padres que cordialmente son responsables y, para los que son irresponsables deberían procurar de reducir sus decisiones infantiles, para el bien de su familia, especialmente para ellos. No ignores a tus hijos pequeños es lo más lamentable que podrás decidir en tu vida, yo he conocido padres tan descarados que han abandonado a sus hijos, cuando éstos apenas son niños y después a los 10, 15 o 20 años se acuerdan que tenían hijos, no existen motivos ni razones para abandonar hijos, torrencialmente lo único que existe son estúpidas decisiones. Padre; si en tu edad adulta no quieres ser abandonado por tus descendientes en tu juventud debes hacer lo más correcto posible.

Padres dedicados, reciban un fraterno abrazo nutrido de inagotable fortaleza, sigan amando a sus pequeños con gentil delicadeza, ellos son lo radiante de tu respiración. Hijo, valora con amor lo lindo que hace tu padre, si él ha sido ejemplar en tu vida nunca lo abandones cuando él sea mayor, él merece tu afecto y respeto genuino como buen hijo tu deber es apreciarlo siempre sin importar las circunstancias del presente.

Contemporáneamente vivimos en una sociedad de amarga realidad hablando familiarmente, son incontables los niños que están creciendo sin el apoyo y calor de su padre, no solo el hombre es culpable de esta “epidemia” también la mujer tiene su acento de responsabilidad, ella decide que padre quiere para sus descendientes.

Mujer nunca te enamores de un hombre, si así como lo lees: “nunca te enamores de un hombre que no tiene metas por cuál esforzarse”, nunca te enamores de un hombre que no sabe a que dirección se dirige, nunca te enamores de un hombre que solo trabaja para tener vivo sus vicios, nunca te enamores de un hombre que envenena tus sueños, nunca te enamores de un hombre que se expresa mal de su ex, nunca te enamores de hombre de actitudes negativas, nunca te enamores de un hombre de mente oscura.

Enamórate de alguien que esté dispuesto a volar contigo sin límite y sin importar tu pasado, enamórate de alguien que haga brillar tus ideas, enamórate de alguien que te haga saber y sentir lo especial que tú eres para él, enamórate de alguien que te ayude a levantarte y no a dejarte tendida en el suelo, enamórate de un hombre que te haga vivir en la gloria y no en el infierno, enamórate de quien convierte tus obstáculos en grandes éxitos. Aprende a elegir marido pero sobre todo elige al padre de tus hijos, cualquier hombre es padre, pero no cualquier padre es hombre.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta