La selección italiana ha pasado en poco más de tres años de quedar fuera del último Mundial a levantar la Eurocopa. Mancini lo ha logrado con un equipo renovado que ha sabido dar protagonismo al balón sin renunciar a otras facetas del juego tan características de la azzurra como son la defensa y la competitividad.

Italia escalará del puesto número 20 al cuarto del ranking FIFA, una posición que no alcanzaba desde 2013. El éxito en la Eurocopa, además, supondrá unos ingresos extra para cada miembro de la nazionale.

De la UEFA ingresará 99,5 millones de euros, más que Portugal, el último campeón (98,2 millones). Un porcentaje de esta cifra irá en concepto de prima a las cuentas de los jugadores. El acuerdo con el presidente de la federación italiana, Gabriele Gravina, antes del torneo fue de 250.000 euros para cada uno si el combinado de Mancini salía campeón, tal como publica La Gazzetta dello Sport.

El monto es una cantidad considerable, y más en tiempos de pandemia. De hecho, posponer un año la Eurocopa le ha supuesto a la UEFA unas pérdidas de entre un 25 y 30%.

Según las mismas fuentes, cuando Italia ganó el Mundial de España ’82 cada jugador se embolsó 180 millones de liras (unos 90.000 euros). En el Mundial de Alemania 2006, esa cantidad fue como ahora: 250.000 euros y el segundo puesto de la Eurocopa 2012 supuso un ingreso de 200.00.

En esta edición, la federación que había acordado con sus futbolistas la mayor cantidad era Inglaterra: 540.000 euros por  jugador. Bélgica ofrecía 435.000, algo más que Alemania y España (400.000). Francia y Portugal iban a repartir 340.000 euros, cifra similar a la que tenía Dinamarca.