Colombia presenta uno de los índices más bajos de donación de órganos a nivel mundial, ocupando el puesto número 20 en la escala de donantes fallecidos. Además, las tasas de donación en el país se redujeron en un 11,9 por ciento entre 2017 y 2018 y 2.833 pacientes permanecieron en la lista a finales de año. Ante esta alarmante situación y en honor al Día Mundial de la Donación de órganos y tejidos, Astellas Farma Colombia presenta cuatro claves para entender la importancia de la donación de órganos.

“Los esfuerzos de diferentes actores son determinantes para lograr que cada vez sean más los colombianos que tengan información precisa sobre el proceso y la importancia de la donación en Colombia”, afirmó Giovanny Montoya, director médico de Astellas Farma Colombia. Dentro de estas iniciativas, el Dr. Montoya resaltó la reciente campaña de San Vicente Fundación “Somos Uno”, desarrollada por empresas privadas para sensibilizar sobre la donación de órganos. También destacó el propósito de construir una estrategia nacional para aumentar la tasa de donación liderada este año por la Asociación Colombiana de Trasplante de Órganos (ACTO). En un evento realizado a principio de este año, la organización reunió a miembros del Gobierno, comunidad científica, asociaciones de pacientes y entidades promotoras de salud, para discutir los principales retos y soluciones que incentiven la donación de órganos en el país.

“Estas iniciativas son sólo algunos ejemplos de la gran preocupación nacional en torno a la donación en el país”, puntualizó Montoya. “Sin embargo, el cambio y el compromiso con la vida de los pacientes en lista de espera comienza en cada uno de nosotros, por eso es importante resaltar claves muy sencillas para entender mejor porqué es importante saber sobre donación de órganos”:

  1. Debemos dejar los mitos atrás: Un estudio de Invamer de 2018 evidenció que la mayoría de los colombianos que participaron, desconocen y tienen poca información práctica sobre la donación y trasplantes de órganos. Los mitos más comunes que tiene la gente sobre la donación son culturales: algunos consideran que ser donante los convierte en blanco fácil de delitos como el tráfico de órganos, otros opinan que algunas religiones prohíben ser donantes, mientras que otros muchos piensan que un donante queda incompleto o desfigurado después del procedimiento.
  2. Por ley, hoy todos somos donantes: Aún con la entrada en vigencia de la Ley 1805 de 2016, que convierte a todos los colombianos en donantes, a menos que en vida manifiesten lo contrario y presenten un documento en el Instituto Nacional de Salud, el número de donantes en Colombia sigue siendo considerablemente menor frente al de otros países. En Uruguay, país líder en América Latina en cuanto a tasa de donación, por cada millón de habitantes, 18,9 son donantes; en Brasil 16,3; en Argentina 13,4; en Chile 9,6; y en Colombia, que ocupa el quinto lugar en la región, la tasa es de 8,9. Es evidente que, dos años después de la entrada en vigencia de esta ley, estas cifras no muestran un avance significativo en la tasa de donación, mientras que la lista de espera va en aumento.
  3. Solo existe una única lista de espera: La lista de espera se organiza teniendo en cuenta la compatibilidad del donante y el paciente, y la urgencia con la que se necesita hacer el procedimiento. Otros aspectos como el nivel socioeconómico no determinan la prioridad para decidir las personas que serán trasplantadas. Las entidades del Gobierno garantizan que la equidad de asignación se genere sin discriminación por razones de origen familiar, estrato socioeconómico, sexo, raza, religión, entre otros.
  4. Es fundamental conversar en familia sobre la donación: Pensar en ser donantes o en tener que decidir sobre el destino de los órganos de un ser querido después de su fallecimiento puede ser algo impensable para algunas personas, sin embargo, es importante que dentro del núcleo familiar exista una conversación abierta y tranquila que permita conocer el deseo de donar de cada persona. De esta forma existirá mayor apertura hacia el tema y, cuando llegue el momento de tomar una decisión, será más fácil tener presente la opinión de los seres queridos.

Conocer estas claves es fundamental, y más si se tiene en cuenta que, en febrero de este año, aproximadamente 2.488 personas se encontraban en lista de espera, siendo el riñón uno de los órganos más necesitados (2.316 personas); seguido por hígado, 133 (personas); pulmón, 23 (personas) y corazón, 16 (personas). Si bien es cierto que el número de trasplantados pasó de 1.068 en 2016 a 1.1287 en 2017, creciendo 21%; la proporción de colombianos en lista de espera continúa superando al de los donantes.

Astellas y organizaciones como el Hospital de la Fundación San Vicente se comprometen a acercar estas cifras a la población mediante la concientización, ayudando en última instancia a los pacientes de trasplantes colombianos a vivir una vida más larga y saludable.