Al culminar un año más, es momento de hacer un balance sobre lo planeado versus lo ejecutado y por supuesto, las tareas pendientes que quedaron por ejecutar en un período; por eso el objetivo de visitar al optómetra para conocer el estado de la salud de sus ojos, la detección temprana de enfermedades visuales debido síntomas que parecen ser habituales y prevenir la pérdida de la visión por descuidos, hacen parte de la necesidad de concientizarnos sobre este tema al que no se le presta la atención necesaria.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de los casos de problemas de la vista en el mundo son prevenibles, es así que la incidencia de personas en el mundo con problemas visuales debería ser muy baja, pero la falta de conciencia sobre la salud visual arroja una preocupante cifra en la que ocho de cada diez personas invidentes, pudieron haber evitado su condición de haberse tratado oportunamente.

En Colombia, las estadísticas sobre atención en salud visual en el sistema de salud, así como su impacto con base en una muestra representativa de la población, entrega datos de comportamiento sobre el estado en el que sus habitantes se encuentran con respecto a este aspecto de bienestar para cualquier persona.

Yohana Chacón optómetra y Jefe de Dirección Científica de Ópticas GMO, sugiere estos cuatro consejos fundamentales para cuidar la visión y mejorar la calidad de vida en el próximo 2019:

  1. Se debe realizar un examen cada vez que perciba que su agudeza visual no es la misma, ante la presencia de síntomas como ojos rojos, picor, escozor o cansancio con la lectura, entre otros. Aun así, aunque piense que ve perfectamente, también es recomendable hacerse un examen optométrico rutinario anual, como mínimo.
  2. A partir de los 45 años, se recomienda acudir cada dos años a la consulta del oftalmólogo y desde los 60, anualmente. En el caso de los niños, es aconsejable llevarlos, al menos una vez, a los tres o cuatro años, ya que los problemas de visión pueden ser causa de retraso escolar.
  3. Incluir más frutas y verduras en la dieta. Consumir alimentos ricos en vitamina C (perejil, brócoli, coles de Bruselas), vitamina E (mago, kiwi, aguacate) y vitamina A (zanahoria, pimiento rojo, calabaza) lo que reduce la incidencia de cataratas. Los alimentos ricos en luteína (kiwi, uvas rojas, calabacín) y zeaxantina (naranjas, melón, papaya) protegen contra la degeneración macular, una patología cuya consecuencia es la pérdida de visión total.
  4. Las personas con hipertensión o diabetes deben tener especial cuidado, ya que esas enfermedades pueden provocar problemas en la vista. Las pruebas que se realizan en un examen de optometría son toma de agudeza visual, estado motor, valoración de segmento anterior y posterior, la exploración del fondo de ojo y la graduación de las gafas y lentes de contacto.

Los malos hábitos y la falta de cuidado son también las principales causas de los problemas visuales, así mismo la Jefe de la Dirección Científica de Ópticas GMO, enfatiza que “el error más común de las personas es frotarse los ojos cuando estos están cansados, tener exposición directa a la luz solar y usar gafas preformuladas para leer sin saber si se necesitan realmente. Además de esto, se incrementa el riesgo al no visitar mínimo una vez al año al especialista”.