A muchas personas les gusta ir a la playa, a piscina o de paseo cuando están de vacaciones. Disfrutar de un clima cálido, un ambiente tropical y sentir el sol en su rostro parece ser la combinación perfecta para dejar sus preocupaciones atrás.

Por eso, solo un pequeño grupo de personas se sorprende cuando, después de una temporada vacacional, ve a sus conocidos con la piel un poco más morena o roja de lo habitual, lo consideran normal y completamente aceptable. Sin embargo, muy pocos son conscientes de las lesiones que ese popular bronceado podría generar en su piel.

“A ningún niño le gusta ponerse la camiseta, les da pereza ponerse las gafas o ponerse el protector solar y se queman en el paseo, en la salida a la Sabana o en el parque. Ese daño que recibimos, esas millas que acumulamos no son tan buenas, y cuando llegan a mayores, van a pasar la cuenta de cobro con lesiones que podrían llegar a cancerosas”, explicó la médica dermatóloga, Victoria Eugenia Franco.

La cantidad de sol que tomemos sin protección deja marcas sobe la piel y puede generar lesiones con diferentes grados de consecuencias, desde manchas hasta enfermedades mucho más peligrosas, como explicó el médico del Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta, Luis Arturo Gamboa.

“El sol en exceso produce cáncer de piel, envejecimiento y manchas, que son los motivos más frecuentes de consulta. Si la quemadura es muy fuerte, intensa o genera ampollas, es mejor que consulten al médico, porque a veces necesitan manejo como si fuera una quemadura térmica”, manifestó el dermatólogo.

Por eso es importante estar atento de los cambios que se presenten en la piel luego de una exposición prolongada al sol. Si nota manchas, ronchas o alguna marca fuera de lo común es recomendable que acuda al dermatólogo, dado que puede ser indicio de alguna lesión que los Rayos UV hayan dejado en su dermis.

Esto es especialmente importante dado que el cáncer de piel es el más frecuente mundialmente y, según cifras del Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta, por cada 100 mil personas, 41 padecen de esta enfermedad. Lo más grave es que para el año 2020, las cifras podrían crecer hasta 102 personas. Por ello, no olvide recurrir a todos los elementos de protección del sol como bloqueador solar, sombreros y gafas de sol cuando decida exponerse a sus rayos, y estar pendiente a cualquier signo de lesiones cuando regrese de disfrutar de sus vacaciones.

Te puede interesar:

Esta cara le convencerá de que hay que ponerse crema solar