Curandera desmiente que mató a bebé en ritual contra mal de ojo

318

La curandera que le realizó el ritual a la bebé Alaida Baque para quitarle el ‘mal de ojo’, y que, según sus padres, fue lo que causó su muerte, defendió su trabajo y desmintió que ella haya causado.

La ‘bruja’ fue interrogada por la Policía y confirmó que la madre de la niña, Yessenia Sasso, estuvo en su botánica el 29 de julio al mediodía.

En sus declaraciones, la curandera, que no fue identificada por las autoridades, contó que, durante el ritual, masajeó a la bebé de cinco meses, le puso yerbas y rezó; la niña no paró de llorar. Además, la mujer le dijo a los detectives que la madre estuvo aguantando a la niña todo el tiempo durante todo el trabajo de despojo.

Entre tanto, el médico forense determinó que las heridas graves en el cráneo fueron causadas por ‘fuerza deliberada’, y concluyó que no es posible que la pequeña haya recibido tales fracturas por el ritual. También determinó que las heridas se hicieron de 2 a 7 días antes de la muerte de la pequeña el 30 de julio. Precisamente, algunos vecinos confirman que por varios días la niña no paraba de llorar.

¿Fue un homicidio?

Los padres de la menor, el ecuatoriano , también fueron interrogados por oficiales del NYPD, y hasta este miércoles no había indicado si eran considerados sospechosos o si enfrentarían cargos criminales.

Según el testimonio de la mamá, el 27 de julio, la niña estaba vomitando y se sentía caliente. Por eso usaron dos huevos para determinar si su hija tenía un mal de ojo. Según la yema, determinaron que Alaida sí padecía del influjo maligno, que, según la creencia popular, se pega cuando una persona ve a otra de una manera determinada o con malicia.

La madre de la bebé también aseguró que siempre estaba muy pendiente de su hija. La última vez que la vio con vida fue a las 2:00 a.m. del 30 de julio, cuando la niña se despertó llorando y vio que el padre la puso en la cuna. Horas más tarde, a las 6:45 a.m., encontraron a la pequeña sin conocimiento.

En Elmhurst Hospital, declararon a la niña sin vida y la Uniformada se involucró en el caso que está siendo investigando como un homicidio.

Según el NYPD, el padre no ha querido contestar muchas preguntas a los detectives y de inmediatamente pidió un abogado. Lo único que sí dijo Baque, era que sentía que su hija siempre lloraba cuando estaba con él.

Por su parte la Sasso negó en el interrogatorio que ella haya golpeado a su hija o que otra persona la haya maltratado.

Un vocero de la NYPD dijo que todavía no hay suficiente prueba para poner cargos. “Alguien golpeó a ese bebé, y ahora solamente nos queda averiguar quién”, añadió la fuente.

Baque y Sasso no están casados pero viven juntos y tienen otro hijo quien se encuentra en buen estado de salud y actualmente está bajo la supervisión de la Agencia de Cuidados Infantiles de la Ciudad.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente