Con el compromiso de proveer productos de alta calidad y soluciones climáticas totales para crear entornos interiores confortables y sostenibles para todas las personas y regiones del mundo, Daikin ha logrado convertirse en un fabricante líder mundial de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado y refrigerantes. Te ofrecemos ocho pistas que te ayudarán a entender la esencia de esta compañía.

1. Daikin tiene más de 90 años de experiencia en la fabricación de equipos de climatización avanzados y de alta calidad para aplicaciones residenciales, comerciales e industriales.

2. Ubicada en su central de Japón, cuenta con 67 mil empleados que trabajan en las sedes de Japón, Europa, Sur de Asia, Oceanía y Estados Unidos.

3. Daikin es el único fabricante involucrado en todas las facetas de la fabricación, venta y servicio de una amplia gama de productos de aire acondicionado. Fabrica sus propios compresores e investiga en productos químicos y refrigerantes.

4. La empresa tiene una presencia mundial en 145 países. Esto le brinda muchas ventajas, no solo en ventas y fabricación, sino también que, al tener una presencia activa en todas estas regiones y países, es capaz de entender lo que un cliente quiere y anticiparse a sus necesidades.

5. Su oferta alcanza una amplia gama de productos, tecnologías y servicios que le permiten brindar soluciones innovadoras para satisfacer las necesidades específicas de los clientes más diversos.

6. Ha contribuido a la industria del aire acondicionado con tecnologías de la industria como Daikin VRV®, control inverter y Magnitude® Chiller. Innovaciones que hoy siguen liderando el camino.

7. Daikin ha sido una parte esencial en la construcción, en todo el mundo, de edificios reconocidos por su eficiencia energética, comodidad y sostenibilidad. La empresa ha ganado una reputación de excelencia y liderazgo en países y regiones diversas al proporcionar la solución precisa para cada necesidad de aire acondicionado de sus clientes.

8. Tiene una consistente política ambiental que se basa en diseñar sus productos y procesos para minimizar el uso de energía y recursos, lo que incluye reciclar donde sea posible y limitar el desperdicio de envases.