El Subsidio Monetario es un apoyo económico que reciben los trabajadores afiliados a las Cajas de Compensación Familiar. Quienes lo adquieren, reciben mensualmente un monto correspondiente a $33.400 pesos, por cada una de las personas que tienen a su cargo, ya sean hijos, padres, hermanos huérfanos o beneficiarios con discapacidad.

De acuerdo con Jaime Alejandro Espinosa, coordinador de Subsidios Compensar, mantener este subsidio no requiere mayor trámite, puesto que los padres deben presentar anualmente el certificado de escolaridad de los hijos o hermanos huérfanos de padre y madre entre los 12 y 18 años y de esta manera evitar que se suspenda el apoyo recibido por la cuota monetaria.

¿Para qué sirve el certificado de escolaridad?

El certificado de escolaridad da constancia de que el beneficiario se encuentra estudiando en una entidad educativa inscrita al Ministerio de Educación y por ende puede recibir tanto el Subsidio Monetario mensual, como el Subsidio Educativo anual.

Según Espinosa, para que los 9.864.277 trabajadores afiliados al sistema del subsidio en el país continúen recibiendo este apoyo por parte de las entidades deben tener en cuenta que:

  1. Presentar anualmente el certificado de escolaridad por sus hijos o hermanos huérfanos de padre y madre entre los 12 y 18 años, que se encuentren cursando educación básica o media y semestral para beneficiarios que cursen educación universitaria, intermedia o no formal.
  2. Hasta el 30 de abril hay plazo para presentar el certificado de escolaridad o se suspenderá el Subsidio Monetario.

Con el Subsidio Monetario, Compensar ha apoyado a más 350.000 trabajadores afiliados a la Entidad brindándoles no solo cuentan un apoyo económico, sino también la posibilidad de acceder a cursos de educación, recreación y deporte con el valor del subsidio.