David Katz ya había llamado la atención por su inusual carácter. Si bien varios jugadores de videojuegos son introvertidos, un torneo masivo al que también acuden fanáticos para ver en vivo a los participantes más destacados suele tener un ambiente más alegre y participativo. “Se mantiene en lo suyo, es un hombre de negocios. No está aquí para hacer amigos“, fue la descripción de comentaristas que lo observaron en una competencia del 2017. Un año después, tras quedar eliminado en otro certamen, mató a dos personas y se suicidó.

La identidad del joven de 24 años fue confirmada por la policía de Jacksonville (Florida), horas después del tiroteo en un centro comercial. Las autoridades también confirmaron que estaba en el lugar por el “Madden NFL 19“, un popular torneo de videojuegos sobre la liga de fútbol americano.

El comisario también agregó que el atacante había actuado solo y no se sospechaba de otros cómplices en el tiroteo, que dejó además 11 heridos. La policía realizó un operativo en su domicilio, ubicado en Baltimore (Maryland), sin hallar evidencias significativas. Su motivo permanece como una incógnita.

Por ahora, varios usuarios relataron que Katz, cuyo nombre de usuario era “Bread” (pan), había perdido y resultado eliminado de la competencia, información que los organizadores aún no han publicado.

Sin embargo, Katz habría sido un hábil jugador, ya que participó en otros torneos y llegó a ganar un evento similar realizado en febrero del año pasado, donde llamó la atención de los comentaristas por su introversión y falta de emoción.


Las autoridades encontraron el vehículo del atacante cerca al centro comercial y creen que se estaba hospedando en un hotel cercano. Todavía no se determinó si el arma usada para la matanza fue adquirida legalmente.

Según el recuento de Gun Violence Archive (GVA), un grupo que documenta incidentes de violencia con armas de fuego en el país, en lo que va de año, e incluyendo el registrado hoy en Jacksonville, se han producido 234 tiroteos en Estados Unidos, en los que han muerto unas 230 personas.