Con 18 años la vida llamó a sus puertas. Pronto se truncó su felicidad pues, el que suponía su amor, la abandonó, y ella tuvo que afrontar sola, con amor y tenacidad el futuro que se le precipitó. No estaba lista, no contaba con recursos para hacerle frente a esta responsabilidad, pero el amor a una hija es lo más grande que es el alimento que forja voluntades desde la humanidad.

La forja de una mujer desde el amor y la entrega, pilares sobre la que se ha fundamentado su existencia y sus empresas.

Nadie le regaló nada y después de mucho esfuerzo, trabajo, entrega y dedicación, llegó a forjarse en una de las más prestigiosas universidades del mundo totalmente becada. Ahora en el mes de mayo, se graduó en Harvard y con aspiraciones a seguir formándose en centros de reputado prestigio internacional, pues su juventud y sus ganas de superación son constantes y la impulsan hacia el Olimpo del liderazgo, un referente que marcará los nuevos tiempos de la mano de su humanidad, bondad y generosidad.

Tuve la maravillosa ocasión de poder ver la graduación de Harvard en línea que también compartió cuando llamaron su nombre caminando de la mano de su hija, un gesto, lleno de generosidad, que realmente me conmovió y me embargó, me costó reprimir una lágrima de la misma emoción ( https://youtube.com/shorts/hWt7BmcWH-U?feature=share ).

Una universidad en la que han sobresalido hombres entre los que se encuentran nombres como destacados presidentes de Estados Unidos como Franklin Delano Roosevelt, J.F. Kennedy, Barack Obama o prominentes figuras políticas como Henry Kissinger y Al Gore, así como notables eminencias como Bill Gates o Mark Zuckerberg y destacados economistas como Jamie Dimon y Mitt Rommey.

Entre las mujeres que de ahí han sobresalido se encuentra Jill Abramson que se licenció en 1979 y llegó a ser directora del The New York Times, Rashida Jones o la misma Natalie Portman.

Tuve la suerte de conocer a Jazmín Chi al entrevistar a su hija Shmeimi Chi, una prometedora adolescente, con una gran formación a su corta edad y un amor hacia el medio ambiente que pocas personas tienen en el mundo pues lidera una fundación para el cuidado del planeta y animales en peligro de extinción que ella misma fundó, así como a su lado tiene a la mejor maestra y qué mejor cuando esas lecciones se imparten con el amor de una madre.

Jazmín Chi es un nuevo hito que pasará a la historia, una mujer que ha sido reconocida entre las 120 mujeres más emprendedoras e innovadoras del mundo por la Organización Athena40 en Londres, Inglaterra; de amplia formación tanto en el campo de la economía como en el terreno de la educación con un sistema innovador y revolucionario de enseñanza que ella misma ha desarrollado a lo largo de sus investigaciones y experiencias por los cinco continentes en más de 40 países.

Una mujer que tiene vinculaciones con Al Gore por sus preocupaciones medio ambientales, con el mismo Bill Gates, por su capacidad de trabajar por la excelencia y con la mismísima Jim Abramson por su dedicación a la literatura y al amor a las letras y las palabras.

Una mujer que en su faceta de empresaria comenzó el Grupo Educativo CHI conformado por una exitosa editorial (Editorial CHI), una escuela de idiomas (CHI Language School) donde se imparte el Chino Mandarín y el Inglés, así como una Escuela Internacional para el Desarrollo del Liderazgo y Habilidades Blandas (CHI International School). Y en su faceta de filántropa, fundó y lidera Fundación CHI la cual brinda apoyo a los menos favorecidos, a través de la educación.

Ésta era la segunda vez, en poco tiempo, que pude coincidir con ella y no sólo me cautivó todavía más, sino que me eclipsó con su luz tanto de humanidad, como con su capacidad de liderazgo y una inteligencia con la que nunca hasta entonces me topado.

Comenzamos a platicar, a charlar y lo primero que me dice fue “Se están produciendo grandes cambios y ahora es el momento de grandes oportunidades como nunca hasta ahora. Es la oportunidad de poder desarrollarnos y crecer…”

El clima de la charla es distendido. A pesar de estar cansada pues ha dormido poco y aun así mantiene su gran locuacidad y simpatía. Estamos hablando de lo que de verdad le importa.

Fotos de  Hanna Kirtak 2022.

  • Defiendes que uno de los problemas de la enseñanza es la falta de motivación. ¿Cómo debe ser la nueva forma de enseñanza, no sólo de conocimientos sino de la misma excelencia y del liderazgo?

Así es. En mi caminar me he dado cuenta de que la falta de motivación intrínseca en los niños, jóvenes e incluso adultos, ha sido un tema muy retador de enfrentar. Hoy por hoy, después de haber pasado por más de 2 años en cuarentena, con solo un computador o celular que nos haya permitido establecer comunicación con el exterior, resulta difícil erradicar algunos hábitos en las generaciones que han crecido en esta pandemia.

Algo que también tiene que ver, es el hecho de que muchas de las nuevas generaciones, hoy en día no saben, cuál es el propósito de sus vidas. Es ahí como padres, hemos de guiarlos en ese caminar a encontrarlo. El liderazgo se muestra desde casa, en guiar a nuestros niños y jóvenes a que puedan lograr esos sueños que se trazan, pero ¿y si no saben cuáles son los sueños que tienen para sus vidas? Sucede que entonces hemos de ayudarles a encontrarlos, más allá de lo que ven en redes, a encontrar el verdadero propósito que les llene, eso hará que la excelencia y el liderazgo sigan una cadena tanto en ellos como en las generaciones futuras.

  • Ahora todo va muy rápido. ¿Crees que es buen momento para pararnos a trabajar sobre la excelencia y el liderazgo, pues requiere tiempo, sacrificio y dedicación?

Creo que si nos detenemos a ver cuándo es el tiempo indicado, el miedo no nos dejará avanzar. Así que sí considero que hoy es un buen momento para comenzar a trazar esos hábitos que hagan que cambie nuestra vida hacia el rumbo que deseamos. Todo lo que tenemos hoy en día, es resultado de las decisiones que en el pasado hemos tomado. Así que, si comenzamos a formar el hábito de la excelencia y liderazgo desde hoy, podremos ver sus frutos en la posteridad y sentirnos satisfechos de los cambios que hagamos en el hoy.

  • Te has convertido en un símbolo para las mujeres del mundo rompiendo esos techos de cristal en la vida y podemos ver que la sociedad está cambiando radicalmente. ¿Qué has aprendido de lo que tú misma has vivido? ¿Qué les dirías a las mujeres que aspiran a nuevas esperanzas, al liderazgo y a la responsabilidad?

Gracias por esas palabras. Creo que durante mucho tiempo las mujeres habíamos sido silenciadas y es gracias al esfuerzo, tenacidad y pasión de aquellas que nos precedieron, que hoy por hoy tenemos las oportunidades que se presentan frente a nosotras. Si yo, en alguna área de la vida, me convierto en predecesora de alguien que ahora puede acceder más fácilmente a sus sueños, a realizar sus metas, a cumplir su propósito de vida, entonces sabré que ha valido el esfuerzo.

Para mí, eso es el verdadero liderazgo, el influir de manera positiva en las personas; en que vean en ti que sí se puede, que al ver el cómo has superado las circunstancias de la vida, digan “si ella pudo, yo también” y te conviertas en ejemplo de lo posible.

A todas ellas que aspiran a nuevas esperanzas, yo les diría que somos como árboles o flores, que no todas hemos de florecer al mismo tiempo y debemos de dejar de compararnos, y así como la vida nos enseña a través de estaciones que para todas llega un momento de florecer, así llegará tu momento, pero antes de eso, es importante cambiar patrones, hábitos, ideas mentales y emocionales que nos aquejan. Es un proceso transformacional que de sí o sí se tiene que pasar. Así que mucha paciencia y acercarse, como dice el dicho, a un buen árbol (mentores) que ya haya pasado por ello, es ahí donde podemos encontrar mucha sabiduría para implementar en la vida.

  • ¿Qué habilidades necesitarán las generaciones futuras y los nuevos tiempos que se nos avecinan?

Soy de la firme idea de que hoy por hoy las personas necesitan habilidades blandas, ya que, durante muchos años, y un sistema educativo que poco ha evolucionado, nos vemos ante la realidad de que nuestros niños, jóvenes y adultos, egresan excelentes en las habilidades duras, pero deficientes en su mayoría en las blandas. Y es ahí donde hay problemas, malentendidos, no se logran las metas ni los objetivos, entre muchas más cosas. Por decirte algunas habilidades que considero pertinentes desarrollar son: Inteligencia Emocional, Liderazgo, Sinergia en vez de Competencia, Comunicación Asertiva, Conciencia Cultura, Manejos de Crisis, Resiliencia, Hablar en público y Adaptación a los cambios.

  • Tú misma afirmaste “no puedes triunfar si constantemente te cuestionas, si no eres generosa y si la ambición te controla…” ¿Cómo ves esta sociedad que cada vez es más individualista?

Es cierto. Me refiero a que andar por la vida cuestionándonos si somos o no capaces de hacer las cosas generará un pesar en nosotros que no nos permitirá avanzar más allá. Es importante que creamos que SÍ podemos, que creamos en nosotros mismos. Dudas quizás haya por ahí, sin embargo, hemos de comprender que es mucho más importante vencer esos miedos e ir por lo que deseamos, si no, nunca lo lograremos.

Y algo que he aprendido con el paso de los años, es que, si se nos ha permitido recibir mucho, es porque es lo que ocupamos para el propósito de vida que tenemos y con ello, venimos al mundo a compartirlo, a darlo, a hacer que nuestro alrededor sea mejor cada vez, entonces, ¿de qué me sirve acaparar todo para mí, si con el compartirlo a aquellos que también desean cambiar sus vidas me da mayor satisfacción? Prefiero ser como un río, que el agua es fresca y corre y reverdece todo a su alrededor, en vez de ser un lago que todo lo que recibe lo estanca.

  • Respecto a tu Fundación CHI, háblanos de ella y de tus preocupaciones medio ambientales que compartes con la Fundación PLANANI que preside tu hija.

En Fundación Chi A.C. nos dedicamos a llevar conocimiento alrededor del mundo a través de la educación. La educación cambió mi vida, y sé que es un medio para cambiar la vida de cualquiera, es así que, a través de conferencias, talleres, cursos, seminarios, y demás eventos, así como materiales educativos como libros, canciones, audiolibros, entre otros, hemos llevado de manera gratuita a niños, jóvenes y adultos maneras prácticas para mejorar sus vidas. Adoro lo que hago, soy tan feliz viendo cómo el rostro de alguien se ilumina cuando comprende algo nuevo y se da cuenta de qué él o ella SÍ pueden lograrlo, y ver ese proceso transformacional en sus vidas, ¡es maravilloso! Hoy por hoy hemos llevado de lo que hacemos a sitios como: Japón, Colombia, México, Marruecos, Taiwán y Estados Unidos.

PLANANI A.C. es la fundación de mi hija. Tenemos en común el amor por los animales, y desde pequeña le ponía documentales de otros países donde había animalitos y a medida que comenzamos a viajar a otros continentes, ella empezó a darse cuenta de cómo se estaban extinguiendo muchos animales, y fue a medida que vi su esfuerzo, desempeño y deseo de realmente ayudar a tomar consciencia en esta situación medioambiental, que supe que PLANANI A.C. debía ver la luz. Hoy por hoy la fundación se dedica a la concientización de niños, jóvenes y adultos sobre maneras de cómo mejorar las condiciones de nuestros hermanos animales así como también de cómo ayudar a cuidar el medio ambiente para que ya no se extingan más animalitos, hacen eventos y venden mercancía propia de PLANANI A.C. para recaudar fondos y seguir con sus operaciones.

  • ¿Qué retos futuros te has planteado?

Creo firmemente en la planificación, pero, aunque una no planifique los reveses o los retos, indiscutiblemente aparecen. Así que sólo hay que prepararnos, tomar las decisiones más conscientes que podamos en el hoy que es lo que determina nuestro mañana y seguir adelante.

  • ¿Cuál es el impacto de la digitalización en la educación y en la cultura?

Te comparto una alegoría. Un cuchillo por sí mismo no tiene ni fuerza ni puede realizar nada. Necesita de la energía de una persona detrás de él para poder o… matar a un individuo o crear la cena más maravillosa jamás antes probada.

¿A qué voy con esto? A que la digitalización no es ni buena ni mala, sé que hay muchas ideas encontradas sobre ello sin embargo depende de quién está detrás de todo ello y el sentido que le da, el servicio y en qué quiere que se enfoque para lograr las metas que se han propuesto. En lo personal, creo en la adaptación y sé que es una gran herramienta para el desarrollo educativo y cultural, yo en lo personal sí lo uso y promuevo, pero depende de cada circunstancia y espacio a penetrar.

  • ¿Qué dirías a aquellas personas que de un día a otro su vida se fractura? Tú que te tuviste que enfrentar a esa realidad, pasando de la felicidad a la más dura de las soledades, ¿cómo lo superaste?

Que la vida es lo que nosotros hacemos de ella. Independientemente de las circunstancias, el poder para cambiar nuestra vida, radica en cada uno de nosotros. A veces, pasaremos por momentos totalmente sin color en nuestra existencia que nos dejarán llenos de dolor, sin embargo, si buscamos las joyas escondidas en ellos, podremos encontrar el conocimiento que nos dejará esa experiencia. Y con ese conocimiento comenzaremos a transformar nuestras vidas. Quizá se vea muy lejano lo que deseamos, así me sucedió cuando me encontré sola, abandonada y con una niña creciendo en mi interior, sin embargo, después de mucho aprendizaje y procesos de cambio y transformación mental, emocional, de hábitos y en absolutamente todos los aspectos, llegué a ser la persona que hoy por hoy soy. Aún no está todo terminado, no, aún falta mucho, pero encaminada, y ahora que conozco los secretos del cambio, ahí voy. Mucha paciencia para todos, que lo que realmente vale no se construye en 1 día.

  • Un mensaje para las nuevas generaciones.

Que amen. Que sueñen. Que vivan. Que disfruten. Que rían. Que se atrevan a ir por lo que desean. Que se preparen para lograr esos sueños y los conviertan en metas. Que valoren a sus padres, que pasen más tiempo con ellos y con su familia, que los aprecien y que formen memorias con ellos. Que no se queden con las ganas de nada, mientras sea todo con responsabilidad y conscientes de las decisiones que toman. ¿Por qué? Porque cuando lleguen a los años postreros desearán haber hecho tanto, y por eso es por lo que les digo esto. Sin duda, es lo que le diría a mi yo adolescente.

Por José Luis Ortiz Güell