“Las cosas más bellas y mejores en el mundo, no pueden verse ni tocarse pero se sienten en el corazón”
Helen Keller (1880-1968)
Escritora y conferencista  estadounidense

Sin duda alguna, una de los virtudes excepcionales  que tenemos los seres humanos es la manifestación de expresar lo que sentimos y lo hacemos sin importar edad, tiempo o circunstancias. Debes tener sutileza al desahogar lo que llevas dentro porque a como puedes provocar alegría también puedes provocar dolor, lo más importante de todo es que debes ser una persona honesta y sincera contigo mismo, jamás debes vivir de la apariencia.

Cada momento de nuestra existencia es especial, pero hay momentos más especiales que son difíciles de explicarlos por el encanto que provocan, por ejemplo el día que por primera vez apreciaste la espléndida y fresca sonrisa de esa persona que tanto te inspira, puede ser la llegada de tu hijo a este mundo o puede ser el día que realmente llegó el amor a tu vida y con él vino un ser humano encantador. Cuando iniciamos a enamorarnos  todo se vuelve tenso cuando estamos hablando con esa persona sea presencial o virtual y aún no le hemos expresado nuestros sentimientos de tanto que queremos expresar lo que pensamos y sentimos al final no tenemos nada que decir (casi siempre suele suceder).

Desahoga lo que sientes

Si hoy el amor a través de una persona comienza a darle fragancia a tu respiración y aún tú no le has expresado lo especial que es para ti desde el instante que coincidieron en este mundo, no desperdicies más tiempo y exprésale todo lo estupendo que provoca en tu vida a cada segundo de tu existencia. Si tienes muchos años de compartir tu vida con alguien que te ha hecho vivir gratos momentos hoy es un día ideal para darle gratitud por haber coincidido en tiempo y lugar y que gracias a su existencia tu presente goza de un mágico color, no recuerdes lo desagradable que algunas veces te ha hecho vivir que probablemente no fue porque quiso, también tú en más de alguna ocasión sin pensarlo lastimaste sus sentimientos, es parte de la cotidianidad, todo lo vivido nos aporta invaluables enseñanzas.

El ser humano tiende a recordar más a menudo lo desagradable que ha vivido sobre todo cuando se trata de pareja, familia, colegas, amigos o conocidos. Intentemos a no darle espacio en nuestra mente y corazón a todo lo que puede intoxicar nuestra mente, si le vamos a dedicar tiempo al pasado procuremos que sea todo lo formidable que compartimos con la persona amada y seres queridos.

Seamos agradecidos con quienes nos han apoyado y siguen apoyando incondicionalmente, sintámonos elogiados cuando alguien nos brinda la oportunidad para que nuestros talentos sean conocidos por más personas, no todas las personas de nuestro entorno están dispuestas a apoyarnos desinteresadamente  es más muchos de nuestros “amigos”, les duele que nosotros tengamos éxitos, tengamos mucho cuidado a quien le dedicamos el tesoro de nuestro tiempo. No, no dejemos llevar por las incontables reacciones que recibimos en las redes sociales muchas de ellas las personas la hacen por un compromiso, apreciemos a quienes realmente nos han comprobado en tiempos difíciles que merecen nuestro cariño, estima y admiración.

Gracias a la tecnología hoy podemos desahogar nuestros sentimientos de la manera que mejor nos guste, estas invitado a ser creativo y detallista a expresar lo hermoso que posee tu corazón.

Por Carlos Javier  Jarquín