• El Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario radicó una acción popular contra Transmilenio, la Superintendencia de Industria y Comercio, el Ministerio de Transporte y la empresa que concesiona Transmilenio Recaudo Bogotá S.A.S, ya que la venta de las tarjetas Tu Llave afecta el acceso al servicio público y los derechos de los consumidores y usuarios.
  • Actualmente, el precio del plástico de la tarjeta es de 6.000 pesos. Pero si se considera que el valor actual del pasaje es 2.500 pesos, quien necesite hacer uso del sistema en un simple viaje debe pagar 8.500 pesos.

En una demanda que pretende la defensa y protección del interés público, el Grupo de Acciones Públicas (GAP) de la Universidad del Rosario señaló que el hecho de que Transmilenio exija la compra de la Tarjeta Tu Llave para poder acceder al sistema, como un bien independiente de los pasajes o la recarga que hagan los usuarios, viola los derechos colectivos de los consumidores y el derecho a la prestación eficiente y oportuna del servicio público de transporte.

El GAP de la Universidad del Rosario radicó una acción popular contra Transmilenio, la Superintendencia de Industria y Comercio, el Ministerio de Transporte y la empresa que concesiona Transmilenio Recaudo Bogotá S.A.S, ya que la venta de las tarjetas Tu Llave afecta el acceso al servicio público y los derechos de los consumidores y usuarios.

La vulneración a derechos se hace evidente, aseguran los accionantes, cuando se piensa que para una persona es imposible acceder al sistema si no ha adquirido el plástico de la tarjeta, que tiene un costo independiente no reembolsable con pasajes. Este fenómeno es llamado en el derecho de consumo como “venta atada” y se presenta cuando un consumidor solo puede acceder a un bien o servicio si compra otro bien distinto.

Actualmente, el precio del plástico de la tarjeta es de 6000 pesos, pero si se considera que el valor actual del pasaje es 2500 pesos, aquel que necesite hacer uso del sistema en un simple viaje debe pagar 8500 pesos. Esto adquiere una perspectiva importante y puede resultar excesivo, si se piensa en aquellas personas que usan el servicio esporádicamente, como turistas o personas que usan otras formas de transporte o incluso si se piensa en aquellos usuarios frecuentes que dejan su tarjeta “Tu Llave” y se ven obligados a comprarla así tengan una en casa, señala el GAP.

“En realidad, esta no es una cuestión de precios, lo que nos importa es que se están violando nuestros derechos doblemente, nuestros derechos como consumidores y nuestros derechos de acceder al servicio público de transporte”, indica la profesora Yira López, una de las demandantes por parte del GAP de la Universidad del Rosario y, quienes proponen además que el tema podría ser manejado como en Madrid, en donde se compran boletos desechables para ingresar al metro, o como en Washington, en donde el valor de la tarjeta hace parte del saldo para viajes.

Actualmente, el proceso se encuentra a la espera de la citación a la Audiencia Especial de Pacto de obligaciones asumidas por los demandados que se ven reflejadas en una serie de acciones que pongan fin a la situación objeto de debate.

“Por ser una acción popular cualquier persona puede entrar y participar en ella con la presentación de una coadyuvancia que respalde a los demandantes en esta iniciativa de alto impacto, invitación que precisamente extiende el GAP, pues los derechos afectados nos pertenecen a todos y todos podemos defenderlos”, explica López.