Cumplieron su propósito y ahora pasan al olvido: los militares estadounidenses realizaron la demolición de dos torres de lanzamientos espaciales en Cabo Cañaveral. Las infraestructuras pertenecían al complejo de lanzamiento número 17 de la base aérea ubicada en el cabo.

Las torres destruidas, A y B, permanecieron en servicio desde 1957 hasta 2011 y fueron ‘responsables’ de 325 cohetes portadores lanzados al espacio.

Entre sus misiones destacan los lanzamientos de los famosos ‘rovers’ marcianos de la NASA, el Spirit y el Opportunity.

En los últimos años las torres no fueron usadas, así que las autoridades decidieron demolerlas para “dar paso a algo nuevo”.

Lo “nuevo” sería una plataforma de lanzamiento, de la empresa emergente Moon Express, que espera lograr enviar un vehículo al satélite terrestre en los próximos años.