Según informes de la Organización Mundial de la Salud, OMS, para 2030 la depresión y el estrés serán las principales enfermedades en el planeta. Por esta razón, la mayoría de los colegios a nivel nacional han venido implementando estrategias dentro de su modelo educativo para prevenir estas problemáticas.

Uno de los modelos más exitosos en los últimos tiempos es conocido como la Psicología Positiva, una ciencia que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como las fortalezas y virtudes humanas con el objetivo de formar personas que prosperen, liberen su potencial y al mismo tiempo sean felices.

Esta disciplina está siendo aplicada en el ámbito educativo teniendo resultados contundentes. Instituciones educativas de Colombia han enfocado sus esfuerzos no solo en el desarrollo intelectual de sus estudiantes, sino en el fortalecimiento de cada niño y joven en todas sus dimensiones.

“El propósito de la educación basada en la Psicología Positiva, trasciende el desarrollo intelectual y tiene que ver con que cada estudiante encuentre su lugar en el mundo, quién es, cómo puede contribuir, qué lo emociona, qué lo apasiona, qué objetivos y metas propias tiene; lo cual forma a los niños como líderes con sentido de servicio a la sociedad” afirma, Juan Sebastián Hoyos Montes, vicerrector del Gimnasio Moderno.

  • Permite educar, antes que instruir, dentro de un ámbito de libertad y de responsabilidad individual en los límites que esa misma autonomía representa.
  • Logra que los niños prosperen, liberen su potencial y al mismo tiempo sean felices.
  • Facilita que los estudiantes disfruten plenamente su paso por las aulas escolares.
  • Reconoce que lo emocional afecta lo cognitivo.
  • Experimentar emociones positivas para ser más creativos y obtener mejores resultados.

Finalmente, es importante estar alerta a las manifestaciones más visibles de la depresión en el entorno escolar que en gran parte están asociadas al bajo rendimiento académico y problemas de convivencia. Por esta razón, es clave realizar la detección temprana y promover la Psicología Positiva que se viene aplicando desde los primeros grados de aprendizaje y ha demostrado ser pertinente en un entorno social y familiar, cada vez más exigente.