De acuerdo con la Organización Mundial de la salud, en el 2020 la depresión será la enfermedad más frecuente en el mundo, superando el cáncer y las cardiovasculares. Hasta el 2017 más de 330 millones de personas padecieron este mal en el mundo. Y lo que no todos saben es que mucho la padecen a causa de su mala alimentación.

Estudios demuestran que el elevado consumo de Omega 6 es el causante de diferentes enfermedades, incluidas algunas psicológicas como la depresión. La razón, “el exceso de ácidos grasos en el cuerpo humano altera las funciones cerebrales de pensamiento, convirtiéndose incluso en uno de los causantes del Alzheimer”, explica el Doctor Elías Stambulie, médico especialista en diferentes ramas de la medicina alternativa.

Stambulie asegura que “el omega 6 en exceso causa elevación de la inflamación y sobre la base de un cuerpo inflamado se sustentan varias enfermedades, desde mentales hasta físicas”.

Pero, ¿cuáles son esos ácidos grasos? La piel de los animales, el aceite de soya, oliva, maíz, girasol, canola, la margarina y la mantequilla, los huevos, los cereales, las nueces, el pan integral, la carne de res y carne de cerdo y las grasas artificiales que se encuentran en alimentos procesados. “Así que ahorrarse tiempo con una comida precalentada puede significarte un problema a la salud serio”, asegura Stambulie.

Esto no quiere decir que tengamos que eliminarlo del todo de nuestra dieta, sino moderarlo pues es un agente inflamatorio reconocido pero un aceite esencial que el cuerpo humano no produce por si solo.

De acuerdo con el doctor Elías “lo ideal es que la proporción según la teoría de omega 3: omega 6 es de 3:1, con un mínimo consumo de 1:1”.

Lo que no dicen las etiquetas

Pero el problema de salud no acaba acá, pues son muchas más las enfermedades producto de esta mala dieta. Situación que se agrava con la deficiente información que se tiene sobre la procedencia de los alimentos, lo cual lleva a consumir más del necesario y por consiguiente a padecerlas.

“El Omega 6 está presente en casi todos los alimentos que consumimos a diario. Ejemplo: la pasta de paquete, los alimentos precocidos tienen una alta cantidad de ácidos grasos Omega 6” afirma el doctor Elías.

“El problema es que al comprar los alimentos no podemos saber la cantidad de este que contiene pues no aparece literal en la tabla de contenidos, sino como aceites vegetales. Es por esto por lo que se le conoce como un asesino silencioso. Por lo tanto, es de vital importancia que se tenga en cuenta que este nombre solo hace referencia al origen del aceite con el que se procesan los alimentos o cocinamos en la casa y no especifica de cuál se trata”, apunta Stambulie, médico especialista en diferentes ramas de la medicina alternativa.

El omega 6 de los aceites de origen vegetal se produce en los procesos que se realizan para su conservación en su industrialización. La mayoría de estos aceites pasan por un proceso químico llamado hidrogenación, mediante el que se transforma en grasas solidas por adición de hidrógeno, lo cual hace que su oxidación sea menos rápida.

Así que “para tener una alimentación más saludable y evitar más irregularidades en el sistema nervioso y cerebral, es clave conocer el origen de los alimentos que se consumen y así sí reducir la cantidad de Omega 6 a la mínima necesaria”, finaliza el doctor Stambulie.