Derecho de nacer versus de Abortar/Matar

371

El término aborto proviene del latín ab (privativo), y de ortus (nacimiento), significa “privar el nacimiento” o “no nacer”.

Bajo este concepto me veo obligado a escribir con respecto a este tópico porque son muchas las personalidades públicas en el universo promoviendo el aborto sin darle ninguna calificación porque esto sería justificar la acción criminal a la que están dirigidos.
Aunque se establezca como una manera de mantener el equilibrio poblacional, pues este equilibro la misma naturaleza se encarga de su comportamiento, el mismo reciclaje es de manera natural.

Sin tomar punto de vista teológico o religioso partiremos también del evangelio de Marcos de Marcos Donde se lee: “Lo que Dios ha unido en la tierra no lo separe el hombre jamás”… Este es un mandato en favor de la vida, no una sugerencia mucho menos el desprendimiento de un matrimonio.

En principio sabemos que la materia humana está compuesta por las doce sales minerales encontradas en el universo. Sabemos también que existe una energía que es la que mueve el mismo universo. Esta energía es el espíritu, también la complementa una inteligencia contenida en una mente. Estas dos condiciones; el espíritu y la mente son de condición inmaterial, concentrándose en estas la energía de Dios y manifestándose en la materia que es el cuerpo humano.

Ahora bien, cuando se da una relación sexual y se da la gracia de concepción, desde el primer momento cuando el esperma masculino fecunda al ovulo femenino se da paso a una nueva conciencia, sucediendo de esta manera un milagro de vida. ¿Porqué se dice esto?… Porque en billones de espermas que salen del órgano masculino son pocos y escasos los que llegan a la meta y milagro de fecundación en el ovulo preparado en la cámara nupcial. Los demás quedaron muertos en el camino por la misma acción natural de supervivencia.

Ese milagro de vida únicamente es facultado a Dios en la ingeniería complicada de este universo. El ser humano no ha inventado nada, solo ha ido descubriendo los secretos de la naturaleza divina. Por tanto el hombre como tal no ha creado nada, no puede abrogarse el derecho de destruir o privar de la vida a una nueva conciencia de vida. Privar del nacimiento es lo mismo que privar de la vida y esto se contrapone el mandato sagrado de respeto a la vida, consagrado en los derechos fundamentales humanos declarados públicamente por las Naciones Unidas. Además que se opone también al mandamiento de: NO MATARAS. El que no por casualidad ocupa el punto céntrico de los Diez mandamientos para conservar el equilibro espiritual y material.

Después que surgió la teoría materialista marxista nos hemos encontrado a lo largo de estos años muchas corrientes proabortistas que niegan la naturaleza espiritual y humana de la sociedad fundamentada desde los principios. Con anterioridad bajo los conocimientos adquiridos en la educación no encontramos filósofos, científicos, matemáticos etc. que se opusieran al concepto de la existencia de una energía suprema en el universo, llámenle según el idioma o la fe que cada quien profese.

En consecuencia ¿Qué hubiese sido de la humanidad si las madres de los pensadores y científicos hubiesen decidido abortarlos? Una mujer no sabe ni siquiera intuye que es lo que traerá al mundo después de ser concebida. No es por acción del hombre que ella queda concebida solo es por acción divina y por tanto esa concepción debe ser respetada, cuidada no solo, celosamente guardada en toda su formación.

El que se opone a este pensamiento, se opone al pensamiento que nos rige y gobierna una sabia sabiduría en el universo y solo a esa sabiduría le viene el derecho sobre la vida. De lo contrario el ABORTO es MATAR, MATAR es ASESINAR.

En este proceso que se aplica en muchas naciones que permiten el aborto y existen grupos que luchan por despenalizarlo. Todos ellos, hechores y consentidores tienen la misma culpa por tanto la misma condena.

Debería el aborto ser catalogado como un crimen de lesa humanidad, sea este calificado como le califiquen. Además llevado a las cortes internacionales.

Por: Msc.Julio García Ch.
Seudónimo: Leo Acosta/Sueño de luna/Juglar de sueño
Colaborador y locutor en Radio en línea Radio Satelitevisión y Americavisión