Ríos de tinta se han escrito sobre uno de los cuadros más enigmáticos de la Historia del Arte: La Mona Lisa, también conocida como La Gioconda. La obra cumbre de Leonardo da Vinci siempre ha estado envuelta en un halo de misterio fruto de la enigmática sonrisa de su protagonista, Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo. Cinco siglos después de la creación del retrato, se ha descifrado el misterio.

Considerada como un símbolo del enigma emocional, La Mona Lisa muestra una expresión que parece dulce pero que puede llegar a convertirse en una mueca burlona e incluso en un gesto triste según se va observando la obra, algo que a científicos e historiados del arte les ha traído de cabeza durante años y años.

¿Qué esconde la sonrisa de La Gioconda? Una investigación de neurociencia llevada a cabo por la Universidad de Friburgo (Alemania) ha respondido a la pregunta: la expresión facial de La Mona Lisa es un signo de felicidad.

97% de felicidad

El estudio se llevó a cabo utilizando una copia en blanco y negro del famoso cuadro. La alteraron por ordenador creando hasta ocho versiones distintas que iban de un grado de mayor felicidad a más tristeza. Las imágenes fueron mostradas 30 veces a un grupo de 12 participantes, quienes tuvieron que catalogarlas según el sentimiento que representara para ellos.

La felicidad percibida de las variantes de La Mona Lisa describe funciones sigmoides -en forma de ese- de la curvatura de la boca. La confianza de los participantes fue más débil alrededor de los puntos sigmoidales de inflexión.

El resultado no pudo ser más sorprendente. El 97% de los participantes llegaron a la conclusión de que la versión original de la Mona Lisa les transmitía felicidad. “Nos quedamos atónitos”, declaró el experto en Neurociencia Juergen Kornmeier y uno de los autores del estudio.

“Debido a las descripciones del arte y de los historiadores del arte, pensamos que el original iba a ser el más ambiguo. Y para nuestro asombro, descubrimos que el original de Da Vinci era percibido como feliz en un 97% de los casos”, explicó Kornmeier.

A parte de la práctica unanimidad entre los participantes del estudio, los científicos descubrieron que estos se identificaban más rápido con La Gioconda feliz que con las otras versiones más tristes, algo que los expertos explican en que “puede haber una leve preferencia en los seres humanos por la felicidad”.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente