En primer lugar, definamos lo que es un slideshow: video con fotos. Es un concepto bastante simple, pero cuando se hace bien, puede hacer que un evento sea más intenso e interesante. Es perfecto para ocasiones como bodas, fiestas de cumpleaños, graduaciones y eventos de empresa.

La idea es mostrar una presentación con fotos de momentos y personas especiales. Es posible hacer de este vídeo una atracción principal, que atraiga la atención de los presentes, siempre que sea algo breve y no resulte pesado de ver.

Otra forma de utilizar esta presentación es dejar el vídeo en marcha constantemente en algún rincón del espacio del evento, para quienes quieran verlo, no siendo obligatorio.

Si quieres conocer algunos consejos para hacer un buen video con fotos, continua la lectura. 🙂

Cómo empezar

El primer paso para montar el vídeo es elegir las fotos. No elijas solo las fotos importantes para ti, recuerda que el vídeo tiene que ser interesante para todos los invitados; si es posible, busca fotos en las que aparezcan personas presentes en el evento, esto hace que las cosas sean más interesantes para todos.

Elige una herramienta que te apoye

Para hacer videos con fotos no bastan solo las ideas, hay que tener un programa de edición de vídeo. Hay muchos disponibles, y esto puede ser confuso para los principiantes en esta área. De hecho, un software sencillo es mejor que el profesional para trabajos no tan técnicos, porque los editores profesionales tienen muchas herramientas, todo lleva mucho tiempo, no fueron hechos para ser intuitivos, así que no pienses que necesitas comprar un programa caro y estudiar mucho para aprender a usarlo, no, la simplicidad reina en este caso. Puede ser un programa de edición de teléfono, de ordenador u online, busca, ve las opiniones de los que ya lo han usado y pruébalo.

Hora de editar: dale vida al vídeo

Con el programa en las manos, es hora de empezar a crear la presentación. Para los que no están acostumbrados, puede parecer un poco difícil al principio, pero ten paciencia y pronto lo dominaras. El primer paso es elegir las fotos y colocarlas en la línea de tiempo; por defecto el programa establecerá un tiempo de duración para cada foto, pero puedes cambiarlo, así que observa y revisa qué tiempo es el ideal; recuerda que las personas necesitan tener tiempo para ver bien la foto, pero no puede resultar tan demorado, unos segundos son suficientes.

Sin edición, las fotos se quedan estáticas y así el vídeo queda muy aburrido, así que el consejo aquí es añadir un efecto que las haga moverse lentamente, un poco de zoom progresivo también ayuda, todo muy discreto.

Otro aspecto que merece atención es la transición; un corte seco de una foto a otra no queda bien. Todos los programas de edición tienen efectos de transición, pero ten cuidado. Es un error muy común poner varios efectos al azar, no lo hagas, se ve extraño y no tiene mucho sentido. Elige efectos de transición sutiles y suaves, como fades y slides.

Un poco de texto no hace daño

Que sea un slideshow no significa que solo tenga que tener fotos. Además de un título, vale la pena añadir algún texto bonito, sobre todo cuando el vídeo está dedicado a alguien, a un grupo de personas o a una institución.

También puedes añadir una descripción o un comentario en algunas de las fotos. No hay problema, el secreto es ser moderado. El texto no debe ser largo, cuida su duración del mismo modo que cuidaste las fotos, y asegúrate de que hay tiempo para leerlo con calma.

Elige un tipo de letra adecuado para la ocasión y que sea fácil de leer. Ten cuidado con el color del texto; a veces el vídeo dificulta la visión de las letras, por lo que puedes cambiar el color y también muchos programas tienen el recurso de poner un borde o sombreado en el texto, que facilita la lectura (úsalo solo si es necesario).

Ahora muestra tu vídeo a lo grande

Con el vídeo listo, solo hay que esperar al día del evento o presentación. Allí, déjalo correr en una pantalla o proyector lo suficientemente grande. Ver las fotos de los momentos especiales es algo que le gusta a todo el mundo. Utilízalo a tu favor y haz que la fiesta sea aún mejor.