Descubre si tu hombre disfruta el sexo sin preguntarle

611
Foto archivo.

La comunicación sexual, de eso te hablaré en el texto que he preparado para ti.

Quizá te preguntarás si tu pareja disfruta el coito o los momentos de intimidad contigo y es una respuesta que debes saber para sentirte segura que tu hombre está satisfecho.

A lo mejor no le has preguntado; ya sea porque no te atreves y prefieres guardarlo y dejar a tu imaginación que sí o no disfruta de las relaciones sexuales que se dan mutuamente.

Lo primero para saber si lo disfruta sin que te lo diga es estar muy atenta a la comunicación del cuerpo; porque el cuerpo lo dice todo. La comunicación corporal deja revelado lo que tanto quieres saber.

Primero debes analizar la forma en que te besa; si lo hace apasionadamente y por largo periodo de tiempo es porque le agrada el contacto de labios contigo.

Hemos escuchado decir que con los ojos cerrados es significado que lo hace con pasión y hay mucha razón en esa afirmación; aunque el mantener los ojos abiertos no dice lo contrario.

Si dedica tiempo para el disfrute antes de la penetración y recorre tu cuerpo, tendrás una razón más para creer que lo tienes ‘amarrado’ y con la posibilidad de tenerlo en ese estado por mucho tiempo.

Lo anterior va ligado a que si no va al grano y no está afanado en terminar rápido es porque quiere no solo satisfacer una necesidad fisiológica; más bien disfrutarlo al máximo con la persona que quiere.

Además y otro punto muy importante es su preocupación por que tú lo disfrutes. Si eso hace vas por buen camino.

Si te lo pregunta, debes tomarlo como un buen cumplido y es una muy buena señal que él lo está.

Otra de las señales que el cuerpo en la comunicación no puede ocultar son los abrazos, por lo que si después del coito permanece a tu lado y abrazándote no hay duda que está más que satisfecho.

La mirada a los ojos devela que disfruta estar contigo, que quiere estar a tu lado y sería la gota que derrame una respuesta positiva. Sí y créeme, esa mirada vendrá acompañada de la frase que tanto te gusta escuchar: Un ¡Te Amo!.

La mirada no miente y sabrás que así es, pues el cuerpo habla más de lo que te imaginas.